Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Maruja Torres: "Nadie puede ganar, todos van a perder"

La periodista y escritora Maruja Torres ha charlado con los lectores de ELPAIS.COM sobre la nueva situación de violencia en Beirut

Los rumores de guerra civil planean otra vez por el Líbano después de que los leales a Hezbolá se hayan hecho con los principales barrios de Beirut. La periodista Maruja Torres señala ante esta situación que "Nadie puede ganar del todo y tienen que convivir y que hasta que no aprendan eso no habrá manera".

Respecto a la nueva situación en el país opina que "el objetivo de Hezbolá no es tomar todo el poder, sino recibir el respeto que merece: o abandonamos este diálogo de sordos o a ver qué hacemos. Lo de estos días es: mirad, aquí estamos".

Maruja Torres describe la complejidad social del Líbano como "un triste país con una herencia occidental del colonialismo francés: con una constitución que divide el poder por confesiones; muchas más sectas cristianas que musulmanas; y que no se ha adaptado. Los chíies son más y se quejan".

En cuanto a la situación de conflicto continúo que vive el país de los cedros, la periodista afirma con crudeza que "en el fondo la guerra les gusta". Aunque, matiza la afirmación: "cuando todos los otros caminos se los han ido cerrando ellos mismos con sus propias pezuñitas -Israel en el 2006 empeoró las cosas, pero por otro lado les hizo sentirse pacifistas-, ahora se puede llegar a pensar que la guerra es una salida laboral".

Maruja Torres no considera que Hezbolá sea en la actualidad un grupo terrorista. "Lo fue en los 80, en la época de los secuestros y de los primeros coches bomba", señala. "Pero yo creo que ahora es un grupo guerrillero que intenta convertirse en el ejército del Líbano y en partido político y a la vez no tiene nada clara su dependencia de Irán. Creo que si a Hizbolá se le hubiera dado un poco de cariñito, las cosas, quizá habrían ido mejor. Lo cierto es que representa a la mayoría musulmana -que a su vez es la mayoría del país- y que no se les puede exterminar", sentencia.