Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Obama acusa a Clinton de lanzar una "campaña negativa" antes de la cita de Pensilvania

Por primera vez desde hace semanas, la ex primera dama supera a su rival a nivel federal

El aspirante demócrata a la Casa Blanca Barack Obama ha acusado hoy a su rival Hillary Clinton de cambiar constantemente de postura y de llevar a cabo una "campaña negativa" en su contra, en un momento en que los dos afrontan los últimos días en la lucha demócrata antes de las primarias de Pensilvania del próximo martes.

Aunque Obama parte como favorito en número de delegados a nivel federal, en el Estado de Pensilvania es Clinton quien cuenta con más apoyos, según los sondeos. Según el senador por Illinois, Clinton ha adoptado una actitud de "todo vale contra Obama, sea cierto o falso, sea exagerado o relevante, porque eso es, según la senadora Clinton, lo que harán los republicanos".

MÁS INFORMACIÓN

"Lo que ha pasado es que la senadora Clinton ha interiorizado muchas estrategias, las tácticas que han hecho a Washington un lugar miserable donde todo lo que hacemos es discutir y todo lo que hacemos es enfrentarnos", afirmó durante un acto de campaña celebrado en Paoli, un barrio de la ciudad de Filadelfia, en Pensilvania.

El pasado miércoles, ambos candidatos se enzarzaron en un reñido debate televisivo centrado principalmente en cuestiones como el antiguo pastor de Obama, su relación con un radical de la década de 1960, sus declaraciones sobre la "amargura" de los votantes de las ciudades pequeñas o la ausencia de una bandera estadounidense en su solapa.

La holgada ventaja con la que contaba Clinton de cara a las primarias de Pensilvania se ha visto recortada en cuestión de semanas, aunque el último sondeo de Gallup revela que por primera vez desde hace días, la ex primera dama está por delante de su competidor a nivel federal.

Un Estado crucial

Ambos candidatos han recorrido hoy el Estado antes de la cita crucial del martes. Mientras Clinton ha pronunciado varios discursos de campaña por toda la región, Obama ha preferido viajar un tren y hacer cuatro paradas relámpago en cuatro ciudades.

En Wynnewood, a las afueras de Filadelfia, el candidato afroamericano ha endurecido su tono hacia su rival hacia la Casa Blanca, acusándola de cambiar de parecer en temas de trascendencia como la guerra de Irak.

"Ha cambiado de parecer en diferentes asuntos tan importantes como el comercio, e incluso la guerra, para encajar en la política de ese momento, y cuando la han cazado haciéndolo, ella siempre ha respondido con un: ¿sabes qué? Así es la política".

Más tarde, en Paoli, ha asegurado que "ella también cree que la naturaleza de la política es decir lo que la gente quiere oir. Puede que digas algo sobre la guerra cuando parece que tiene apoyos, pero puede que cambie de opinión cuando la guerra comience a no gustar".

Aumenta la presión

Hoy, desde West Chester, también en Filadelfia, Clinton se ha referido una vez más a la falta de experiencia del candidato afroamericano, que en su opinión, no sería capaz de resistir la presión de dirigir la presidencia de EE UU. "Cuando vas a las elecciones generales y cuando llegas a la Casa Blanca, el estrés y la presión son aplastantes", ha señalado.

Los asesores de campaña de Clinton, por su parte, quieren rebajar la expectativas de una victoria aplastante de la candidata, y por ello, estos días se centran en destacar la ventaja de Obama en recaudación y en "bombardeo publicitario".