Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La llama de la libertad

Hay tres formas de encarar la espinosa ecuación que plantean los derechos humanos cuando se sitúan en función de los intereses económicos y políticos. La más sencilla es la separación según conveniencia propia, sin coartadas ni rubores. La más difícil la que establece una estrecha relación de condicionalidad. La más incomprensible la que lo deja en suspenso, en función de un ‘depende’ coyuntural o personalista. Bush representa la primera, por eso ha comunicado que irá a la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos. Merkel representa la segunda: por eso no irá. Curiosamente, Sarkozy, el héroe de la sinceridad, la tercera: irá si le conviene y en cualquiera de los casos buscará la explicación más conveniente a sus intereses.

La actual administración norteamericana tiene ahora mismo muy pocas cosas que decir sobre los derechos humanos en el mundo: los ha maltratado de tal forma que ha suministrado coartadas a quienes los vienen maltratando desde siempre y mil veces más, como es el caso de China. Francia ha proporcionado un buen mal ejemplo de volubilidad: no se puede acoger a uno de los mayores violadores de derechos humanos como Gadafi en París y firmar con él acuerdos privilegiados, y a la vez erigirse en referente del comportamiento internacional ante China: todos sabemos que Sarkozy estará en la tribuna de inauguración en Pekín si le conviene a él personalmente.

El único lugar donde la ecuación es razonable y responde a una idea coherente es en Berlín, donde el gobierno de coalición ha tomado un camino que ya emprendió el anterior gobierno, con Joschka Fischer de ministro de Exteriores: Alemania no mira hacia otro lado ni condiciona su defensa de los derechos humanos en el mundo a sus intereses comerciales o políticos, al contrario, establece primero su posición y todo lo que se haga luego deberá partir de esta exigencia. Todo esto es consecuente con la idea alemana de ‘democracia militante’, que llevó a inscribir los valores democráticos fundamentales como irreformables en la Constitución.

Estados Unidos se corregirá, no tengo dudas. En realidad ya lo está haciendo. Para algo hay tribunales, hay democracia parlamentaria y hay medios de comunicación, cosas todas ellas que no entienden los chinos. Para algo están también esas primarias apasionantes con tres candidatos con todas las ideas claras sobre los derechos humanos y la libertad en el mundo, algo que tampoco entienden esas filas uniformes de burócratas enigmáticos, elegidos por métodos y azares secretos, que se reúnen periódicamente en el Palacio del Pueblo de Pekín. Francia no necesita corregirse, aunque Sarkozy sí y deberá hacerlo muy a su pesar, aunque sólo sea por instinto de supervivencia. Alemania debe procurar en cambio que su política se extienda y contamine la política europea. Y Europa necesita a su vez hacerse con una política exterior guiada por conceptos claros en derechos humanos. La lenta marcha de la antorcha olímpica hacia Pekín podría ser una buena ocasión para plantearla.

No sabían los gobernantes chinos el lío en que se metían cuando diseñaron el recorrido de la antorcha desde Olimpia hasta Pekín, pasando por la cumbre del Himalaya. De decidirlo ahora habrían optado por un sencillo viaje en avión directo hasta el estadio. Estos meses de lento recorrido convocarán a todos los descontentos con el régimen chino, y no únicamente a los tibetanos y sus amigos. Mientras los europeos meditamos cómo ser más coherentes respecto a la defensa de los derechos humanos, el gobierno chino haría bien en meditar sobre cómo convertir los Juegos Olímpicos en un éxito para todos, incluyendo a los tibetanos, al Dalai Lama y a todos quienes apoyan el desarrollo de la democracia y de las libertades públicas en China.

De momento no es ésta la dirección que se ha tomado, sino exactamente la contraria. Son muy malos síntomas el cierre a cal y canto del Tibet a la prensa extranjera, en anuncio de la reeducación de los monjes revoltosos, el regreso al lenguaje chauvinista y agresivo de los tiempos de la Revolución Cultural y la evidencia de que ha caído sobre los manifestantes una represión sin freno dentro del cuarto oscuro en que se convierten todas las dictaduras. Pero hay que reconocer que tan fácil como es tomar posición frente a Cuba, país pequeño y cuya economía no cuenta para nada en el mundo, resulta de lo más difícil hacerlo respecto a China, locomotora económica mundial y suministrador de mano de obra barata a todos los países occidentales.

Ya se ha visto que son muy pocos los que quieren convocar el boicot a los Juegos. Los atletas no tienen culpa alguna. Tampoco los telespectadores que disfrutaremos en verano de las series de pruebas de todas las especialidades en directo. Ni la tienen los chinos, que algún beneficio sacarán del montaje olímpico. De los europeos depende que no sea sólo el régimen quien salga beneficiado y se consiga, en cambio, que la cita olímpica sea también un hito en el desarrollo político de China. Pero en caso de que el régimen chino no reaccione y no haga pasos decididos en el diálogo con el Dalai Lama y en el reconocimiento de las libertades, habrá que pedir que los jefes de Estado y de Gobierno del mundo democrático se queden en casa a ver por televisión la ceremonia inaugural en vez de acompañar a Hu Jintao en la tribuna.

A mi me gustaría que los juegos de Pekín dieran también beneficios políticos a los europeos: por ejemplo, que sirvieran para que de una vez por todas la Unión Europea buscara y consiguiera una política común y con el mismo rasero sobre los derechos humanos que valiera para Cuba, Argelia, Rusia, Arabia Saudí o China y por supuesto, para nosotros mismos.

Comentarios

A mí también me gustaría lo mismo, pero la realidad es tozuda, muy tozuda y la pintas muy bien. Hay que reconocer que Alemania traza la ruta (aunque con Israel no pueda ser tan exigente de lo que lo es con China) y Fischer fue un gran ministro. Curioso y magnífico cuando hablamos de Alemania, no hablamos de política partidista y le va bien.
Y...Merkel y sus Alemanes hacen o no hacen negocios en medio de las más cordiales relaciones con el régimen nepotista de los Castros, el cual en 49 años ha dejado una estera de 6.014 disidentes polítos FUSILADOS, más cientos que han muerto bajo condiciones infrahumanas de vidas en las ergástulas de la Tiranía conocidas en la Isla como "Combinados". Equivalente a los Gulags rusos en la jerga Tropical. Y...España, ¿vamos a la apertura Olímpica en Pekin?..¿continuaremos haciendo maravillosos y jugosos negocios con los Castros? -En este mundo cuando toca a eso de "intereses"..¡el que no corre, vuela!
Toda la vida aplicando a diestro y siniestro la realpolitik con resultados espectacularmente desastrosos (Sadam en los 80, Bin Laden contra los comunistas, los Saud, el Shá, Pinochet...) y ahora descubrimos (los europeos fuimos de la mano de USA) que los muertos de asco también tienen eso que se llaman derechos humanos. Hemos empezado a ponernos un poco (poquísimo) exquisitos con su respeto por los regímenes déspotas que habíamos sostenidos activa o pasivamente, pero entra China en la ecuación, y en los dos lados: como violador sin parangón de los derechos humanos y como actor sin complejos en escenarios en los que se pisotean éstos (Asia sudoriental, África...) y se requiere un cómplice necesario. La semana pasada el Economist venía en portada con una caravana de chinos con la bandera comunista por el desierto (podría ser el sudanés Darfur) bajo el título de “Los nuevos colonialistas” en busca de recursos. Su tremendo crecimiento está disparando las commodities. Quienes las poseen están haciéndose de oro. Algunos proveedores son democracias (Canadá, Australia); otros, no tanto. Dado que los chinos no son tan exigentes con las “malas prácticas” (autoritarismo, corrupción, condiciones de trabajo... Los africanos empiezan a mosquearse y atacar a los capataces chinos), se les abren las puertas. ¿Cómo reaccionar? El IPPR británico (“The New Sinosphere: China in Africa”) apuesta por comprender el fenómeno y ser firme. La UE fue más laxa e invitó a todos los sátrapas a Portugal para la cumbre con África -Brown la boicoteó- durante la presidencia lusa de la segunda mitad de 2007. Incluido al genocida (Matabeleland) Mugabe, en aprietos electorales por su política económica asesina que ha constituido en comprar votos con alimentos (si no me votas te mato de hambre) y desatar una hiperinflación galopante. Ayer en el Times la corresponsal recordaba cómo una familia había tenido que comprar la lápida para su patriarca (de 74 años, el doble de lo que vivirán los que nazcan hoy en Zimbabwe) antes de que muriera, porque si esperaban a que falleciese, no se la podrían permitir; para entonces su precio se habría doblado. Los chinos están encantados de hacer negocios con este tipo, que se lo queda todo para él, como Nguema y otros tantos. Y los rusos, y Chávez, y los árabes, y cualquier otro déspota que quede por recordar, están “dispuestos”. ¿Qué hacemos los demás? La UE debería unirse en esto y en todo, como dice Garton Ash, pero lo que no puede ser no puede ser y, además, es imposible. Ayer, por fin, Sarkozy reaccionó, y a pesar del acuerdo estratégico global con Pekín, la visita a fines de año que supuso enormes contratos y el discurso de Hu Jintao ante la Asamblea Nacional hace unos años (con Chirac, que quería levantar el embargo de armas decretado tras Tiananmen, de anfitrión, único caso en Occidente de mandatario democrático que dio ese honor, junto al australiano Howard. En Francia los socialistas protestaron, en Australia sólo los senadores ecologistas no quisieron oírle), evocó la posibilidad del boicot, días después de haber quitado al socialdemócrata Bockel (“firmaré al acta de defunción de la Francafrique”... ya no) de la secretaría de Estado de cooperación, rindiéndose a las amenazas de Gabón. Pero, ¿qué tipo de boicot? A la ceremonia de inauguración, como dice Yade (espectáculo legitimador a mayor gloria del aparato político del PCCh), o a todos los Juegos (interesante idea, decía Kouchner, entre la espada y la pared. Un comentarista decía injustamente que la diferencia entre el Dalai Lama y Kouchner es que el primero ha envejecido manteniendo sus principios), algo que no se merecen los chinos, y los deportistas no están por la labor, por mucho que la Royal lo emplee para contrarrestar su patinazo sobre la “eficacia judicial”. A la extrema izquierda no se le espera: los camaradas de Pekín son lo primero. Por cierto, ¿hablarán del tema Sarko y Brown -que dejan a ZP al desnudo en lo nuclear- en el Emiratos del Arsenal? El premier podría recibir a su santidad tibetana. En Australia Rudd ha desactivado la trilateral con Japón e India por las suspicacias chinas, y visitará, tras una ronda por USA y Europa, Pekín pasándose por alto Japón, el principal socio comercial de Canberra, aunque sin el potencial de China, y que anda a la greña con el tema de las ballenas. En la cumbre de la APEC Jintao invitó, fascinado por el dominio del mandarín, a Rudd a Pekín. Éste dijo que sí, por supuesto. Los derechos humanos no importan tanto. También por eso desautorizó en plena campaña electoral en noviembre a su (entonces casi seguro) ministrable de Exteriores por oponerse a la pena de muerte para los terroristas de Bali que habían matado a 200 personas en 2002, casi 100 de ellas australianos. Indonesia, divino tesoro empresarial. Lejos queda la oposición del conservador Malcolm Fraser a jugar al rugby con la Sudáfrica racista. Por último, ¿qué hará Canadá? Desde Pearson, uno de los padres fundadores de la ONU, hasta el Mulroney anti-apartheid incomprendido por la Thatcher, ha defendido, con su política exterior pacifista y de ayuda al desarrollo (con diez veces menos de población dona más dinero al World Food Programme que la UE) los derechos humanos. Ya se ha enfrentado con China por la emisión de CO2. Y otra pregunta: ¿dónde están los monjes hechos desaparecer por los chinos hace ya demasiados días, tal y como denuncian Amnistía Internacional y HRW, y recogía ayer el Independent? P.D.: USA tiene embargo contra Cuba porque son 12 millones. Los chinos son 1.200. No hay comparación, en ese sentido, por supuesto. Cuba no ejecutó a nadie en 2007; China mató a unos cuantos miles, vendiendo luego sus órganos al mejor postor. Claro que la irrisoria inversión germano-española, con los hoteles de Meliá, es terrible, mientras que los billones de Hyatt, Four Seasons & others en Pekín, una de cuyas lujosísimas suites hospedará a Bush, son una minucia, of course. Venga, que no somos niños, ni idiotas. Ni niños idiotas.
LA LIBERTAD EN LLAMAS Respecto al comentario de hoy de Lluis, querría pararme en los dos últimos párrafos puesto que con los anteriores estoy totalmente de acuerdo, siempre he defendido la política y políticas Alemanas como una forma inteligente de hacer convivencia, tanto en su ámbito interno como respecto a sus relaciones internacionales. Mesura , sosiego, razón e inteligencia cumplen perfectamente en la política de la política Alemana. Respecto al penúltimo párrafo de su discurso, creo que también los atletas tiene la culpa (ya sabemos que la culpa es un término harto complicado pero, para mi examen de la cuestión, me sirve su acepción mas común y la que todos los que formamos parte de esta cultura entendemos por culpa) y la tienen porque generalmente se cuestionan poco de la vida, deporte y política, fuera de su ambición y esfuerzo físico, porque siguen siendo los trasmisores de un mensaje de dureza, de fuerza, de competencia sin límites (incluso el denostado dopaje ha sido una de sus facetas-¿seguirá siéndolo?- mas penosas y frecuentes en su actuación), por lo tanto: ¿De qué estamos hablando en este fondo y trasfondo de la cuestión?. Si me quedo en la capa mas superficial y evidente, el régimen político Chino y su trasgresión sistemática de los derechos humanos, ¿es ello acaso una novedad de este año?, ¿no teníamos el mismo problema cuándo el Comité Olímpico Internacional decidió aprobar, con la ayuda de los comités olímpicos nacionales, la candidatura de Pekín para organizar los juegos olímpicos?, supongo que argumentos acomodaticios como: Provocará la apertura de China y su inclusión en el mundo de los defensores de los derechos humanos. Propiciará la riqueza de miles, quizás millones de chinos con su celebración...., vemos como está todo hablado y mal resuelto desde el principio. Si buceo a una capa mas profunda del problema de estos Juegos, descubro que ¿será que el auténtico mal que nadie se atreve a desvelar es los Juegos Olímpicos en sí?, es probable. El deporte ha dejado de ser, en mi opinión, ese cauce de unión entre juventudes de distintas naciones, que eran representadas por personas que simbolizaban a toda la nación con su esfuerzo y que por ello se convertían en el esfuerzo mismo de su nación. Ahora mismo a España la representan (véanse los mundiales de natación) personas de muy diversas nacionalidades de origen, fruto de un mundo diferente al que configuró la Olimpiada Moderna. Si China es una nación gamberra, constatado ello por su actuación en Tibet y también con respecto a los derechos humanos no reconocidos a sus súbditos que no ciudadanos, no debería haber sido propuesta en su momento como organizadora de unos juegos olímpicos cuyos valores subvierte. Por el contrario, si los juegos olímpicos actuales y sus valores, no responden a un nuevo mundo globalizado y no proponen cambios en base a esos nuevos valores , ¿qué mas da quién y cómo los organice?, pues de este mínimo análisis de la realidad deducimos que de lo que se trata en este momento es de que tenemos a la libertad en llamas. Europa puede llegar a ser el campo apropiado para definir de una vez esos valores, no en cuanto a la inevitabilidad de la organización y ejecución de estos juegos, sino con relación a la inserción de los valores que se pretenden universales, léase el respeto de los derechos humanos, en su dinámica de relación internacional , vía si se quiere juegos olímpicos, de una vez por todas, con mentalidad a largo plazo y fuera de la defensa cortoplacista de intereses que nunca podrán beneficiar al todo si ese todo es la tierra y su humanidad y no nuestro pequeño suelo, el que a cada uno de nosotros nos ha tocado pisar y habitar. Por lo tanto a Europa, si vence a la hipocresía, le toca avivar la nueva llama de la libertad y apagar la libertad que está en llamas.
sí, ese es el término real, condicionalidad, por eso muchos países lo firman(intereses económicos y políticos) no los cumplen, no pasa nada... Juegos Olímpicos y Europa incluída. más... inviertan en la bolsa de China, un titular que leí ( genial) conyuntural o personalista, ok!... no comerciamos con Cuba es comunista uah! qué bueno Sí, veré los Juegos , me encanta.
que menú más fino...en la taberna de mi barrio le llaman MATAR "Cuba no ¡ejecutó! a nadie en 2007" ¿Se estará ablandando el viejo? Aquí viene el asesino general Raúl Castro y el sr.Garzón que es tuerto del ojo izquierdo, sólo ve asesinos con el ojo derecho, se hace el Turco; dice él respetuoso de las "leyes" internacionales que la PENA DE MUERTE en Cuba está institucionalizada en el código penal de aquel país. O sea cuando el Crímen Político está regularizado ordenadamente adquiere legalidad. -Peculiares de demócratas de los últimos 32 años. -Castro revisa el estado de las propiedades heredadas del padre en Galicia, se lleva su buen surtido del "pata negra" y de regreso al feudo. -De hecho los últimos Fusilamientos en Cuba tuvieron lugar en abril de 2006. Tres infelices negros que fueron sorprendidos tratando de llevarse una lancha para fugarse del país, fueron las víctimas de la "legalidad" que Garzón no capta! con su ciego ojo izquierdo.
Lo que algunos toman a la ligera en nuestro mundo de libertad y democracia Saludos de LIBERTAD a la "Bloggera" cubana Yoani Sánchez.. -En un artículo publicado hoy por la productora de la NBC TV de EE.UU, Mary Murray, se denuncia la crítica situación personal que atraviesa la cubana Yoani Sánchez, residente en La Habana, contantemente amenazada de privación de libertad personal por las autoridades del régimen del "nuevo presidente por los próximos 49 años", general Raúl Castro, si percite en tratar de enviar mensajes vía Internet al extranjero. -La Cubana lucha por el Derecho a que se le permita intercambiar mensajes con bloggeros en el extranjero sobre la verdadera situación de los derechos humanos en la Isla, mediante el acceso libre a ordenadores en un café electrónico en la ciudad; lo cual se le ha denegado debido a que los pocos que logran intercambiar mensajes lo hacen sin que se expongan textos sobre la libertad de expresión y los derechos humanos o si son mensajes propagandísticos enviados por elementos gubernamentales de la tiranía como si se tratara de elementos sin conexión al régimen Castrista. -He aquí lo que nos preparan para el futuro estos paísitos del llamado "nuevo orden mundial" Iran, Cuba, Ecuador, Venezuela, etc. Los tontos útiles...ni ellos mismos conscientes de la libertad en que viven baten palmas y sirven de intrumentos a toda esta befa dictatorial.
Interesante información sobre los derechos humanos que pueden asegurar el respeto para toda persona,pero, que decir de aquellos que asesinan y violan la integridad de hombres y mujeres como también de niños y, piden respeto a sus garantias.Por favor....