Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sarkozy: "Juntos, Francia y Reino Unido pueden hacer más cosas"

El presidente francés anuncia que enviará más tropas a Afganistán y defiende una "nueva hermandad" con Londres

Rebajado el eje París-Berlín por las diferencias entre Nicolas Sarkozy y la canciller alemana, Angela Merkel, el presidente francés se ha lanzado de lleno a reforzar el eje París-Londres durante la visita oficial a Reino Unido que que inició ayer. Hasta el punto de proponer, en un discurso ante el Parlamento británico, a los británicos una "nueva hermandad franco-británica para el siglo XXI", para afrontar juntos retos como el cambio climático, el futuro de la energía nuclear o la reforma de instituciones internacionales. Además, ha aprovechado para anunciar que Francia enviará más tropas a Afganistán.

En un discurso ante el Parlamento británico, ante los Lores y los Comunes juntos, Sarkozy ha anunciado que "Francia ha propuesto a sus aliados en la Alianza Atlántica una estrategia para permitir que los afganos y su legítimo Gobierno construyan la paz. Si estas propuestas son aceptadas, Francia propondrá [en la cumbre de la OTAN en] Bucarest el refuerzo de su presencia militar. No podemos aceptar el regreso de los talibanes y Al Qaeda a Kabul".

El discurso de Sarkozy en el palacio de Westminster se ha centrado, no obstante, en un encendido relato de los lazos franco-británicos a lo largo de la historia, todo para proponer al Gobierno británico una nueva "hermandad" entre ambos países. "En nombre del pueblo francés, vengo a proponer a los británicos que escribamos una nueva página de nuestra historia común, la de una nueva hermandad franco-británica para el siglo XXI. Lo que Francia propone es sencillo: más unión, más cooperación, más solidaridad".

¿Por qué? Porque Francia y Reino Unido son "miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU, por nuestras responsabilidades como potencias nucleares, por la influencia que cada uno ejercemos en una parte del mundo, por nuestra pertenencia a la UE, por nuestro compromiso visceral con la democracia y la libertad".

Y, ¿para qué?: "Como dos hermanos, lo que el pueblo francés y el británico pueden lograr juntos es mucho más grande que lo que pueden lograr por separado. Este es el mensaje político que vengo a traerles", ha dicho Sarkozy. ¿En qué campos? En la "necesidad de reformar" el capitalismo financiero, en la lucha contra el cambio climático, en la promoción de la energía nuclear o en la reforma de las instituciones internacionales, según ha citado el presidente francés.

Dentro de la UE

En cualquier caso, Sarkozy orienta todos esos posibles logros a la UE. "Lo que hagamos no tendrá todo su sentido y su eficacia si no lo hacemos en el seno de la UE. Europa necesita a Reino Unido. "Estoy convencido de que en la Europa de hoy, el motor franco-alemán sigue siendo indispensable, pero ya no es suficiente para que Europa actúe con todo su peso. Tenemos que juntarnos los 27, necesitamos esta nueva alianza franco-británica".

Recibimiento real

Nicolas Sarkozy y su esposa, Carla Bruni, llegaban el mediodía del miércoles al aeropuerto de Heathrow, donde eran recibidos por el Príncipe de Gales, Carlos de Inglaterra, y por su esposa, Camilla Parker-Bowles, duquesa de Cornualles. Se trata de la primera visita de un presidente francés desde la de Jacques Chirac en 1996, por lo que ha sido preparada con esmero.

Sarkozy y su mujer son huéspedes de la Reina Isabel II, así que, tras aterrizar, han sido conducidos al castillo de Windsor. Allí les esperaba la Reina y su marido, el duque de Edimburgo, que les han recibido con una vistosa ceremonia de bienvenida con toda la pompa británica y que ha terminado cuando la Reina Isabel y el presidente francés han compartido una carroza -Bruni y el duque otra- para penetrar en el castillo al son de los acordes de La Marsellesa, el himno nacional francés. Incluía un paseo en carroza por las calles de Windsor, al este de Londres, para sentir el calor del público.

Bruni, que llevaba un sobrio abrigo gris y sombrero a tono, ha despertado una importante atención mediática, ya que se trata de su primera salida de importancia en calidad de primera dama francesa. Además, el hecho de que los Sarkozy vayan a pernoctar en el castillo de Windsor de la familia real británica hace que el protocolo sea muy exigente y una prueba de nivel para la ex modelo, recién ingresada en el mundo de las relaciones internacionales. Además, la visita coincide con el anuncio de la casa de subastas Christie's de que va a poner en venta unas fotografías de la ex modelo desnuda.