Implicado en un escándalo sexual el alcalde demócrata de Detroit

La fiscalía acusa a Kwame Kilpatrick de ocultar una relación con su ayudante hace seis años

El alcalde de Detroit, Kwame Kilpatrick, del Partido Demócrata, ha sido acusado por la fiscalía de los delitos de perjurio y obstrucción a la justicia, entre otros, presuntamente cometidos hace seis años, cuando mantuvo una supuesta relación sexual con su jefa de gabinete. El regidor demócrata, de 37 años, ha anunciado que no dimitirá y que dará la batalla en los tribunales para defender su inocencia. De probarse estas acusaciones, Kilpatrick podría pasar 15 años en la cárcel.

La Fiscalía del Condado de Wayne acusa a Kilpatrick, una figura en tiempos prometedora dentro del Partido Demócrata, de haber mentido bajo juramento sobre una supuesta relación extramatrimonial con su ayudante de su gabinete. La fiscal Kym Worthy ha presentado los cargos después de que la prensa publicara unos mensajes de texto que Kilpatrick había enviado a su jefa de gabinete, Christine Beatty, y que ponen de manifiesto la aventura sentimental que ambos mantuvieron.

Beatty, de 37 años, que también negó bajo juramento que mantuviera una relación sentimental con el alcalde, fue imputada asimismo por perjurio y obstrucción a la Justicia.

La polémica que afecta al alcalde negro podría tener consecuencias en la lucha por la candidatura demócrata que enfrenta a Hillary Clinton y Barack Obama, al no haberse decidido aún la manera de distribuir entre ambos candidatos los delegados en juego en Michigan.

Extractos de prensa

La fiscal y su equipo han revisado más de 40.000 páginas de documentos desde enero, cuando el diario Free Press de Detroit publicó extractos de los mensajes de texto con contenido sexual explícito enviados por Kilpatrick al busca de Beatty en 2002 y 2003.

Los mensajes contradicen los testimonios del alcalde y de su ayudante durante un juicio contra dos policías que alegaron que fueron despedidos por investigar quejas de que el alcalde había usado los servicios de seguridad para encubrir su relación con Beatty. En aquel juicio tanto Kilpatrick como Beatty negaron cualquier tipo de relación fuera de la estrictamente profesional. El alcalde de Detroit está casado y tiene tres hijos, mientras que Beatty estaba casada durante la supuesta relación con Kilpatrick y tiene dos hijos.

El Ayuntamiento de Detroit accedió a pagar 8,4 millones de dólares (5,6 de euros) a los dos policías y a un tercer funcionario que había registrado una demanda por separado. Documentos revelaron que Kilpatrick aprobó el acuerdo extrajudicial, en un esfuerzo por evitar que los mensajes de texto se hicieran públicos, según la prensa local.

El alcalde de Detroit es el protagonista ahora de un caso similar al que empañó la carrera política de Bill Clinton ATLAS

Lo más visto en...

Top 50