Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sarkozy remodela su gobierno tras la derrota de la derecha en las municipales

Los ajustes son mínimos y no afectan a los 'pesos pesados' del Ejecutivo

La severa derrota de la conservadora Unión por un Movimiento Popular (UMP) en las elecciones municipales francesas del pasado domingo, en las que la izquierda recuperó el poder en ciudades emblemáticas como Toulouse o Estrasburgo, ha obligado al presidente Nicolas Sarkozy, al que muchos atribuyen buena parte del retroceso en las urnas, a remodelar su Ejecutivo, con el nombramiento de seis nuevos secretarios de Estado y cambios de competencias en doce carteras ministeriales.

Se trata de Christian Blanc, que se encargará de la Región Capital o el denominado proyecto de Gran París; Hubert Falco, senador, alcalde de Toulon y ex ministro delegado para las personas mayores, se convierte en el nuevo secretario de Estado de Administración territorial; Anne-Marie Idrac, ex presidenta de la Sociedad Nacional de Ferrocarriles (SNCF) y ex secretaria de Estado de Transportes, será la encargada de la secretaría de Estado de Comercio exterior.

También se incorpora al Gobierno Yves Jégo, hasta hoy portavoz de la UMP, sustituye en la secretaría de Estado de Ultramar a Christian Estrosi, elegido alcalde de Niza y que había anunciado su renuncia al puesto en el Gobierno de ganar la alcaldía. Alain Joyandet, próximo a Alain Juppé, flamante vencedor en primera vuelta de la alcaldía de Burdeos, será secretario de Estado de Cooperación y francofonía. Finalmente, Nadine Morano, también portavoz de la UMP, a pesar de haber sido derrotada en las municipales se hace con la secretaría de Estado de Familia.

Como era esperable, los ajustes no afectan a los pesos pesados del Ejecutivo, que el jefe del Estado pretende mantener al frente de sus respectivas carteras al menos hasta después de la presidencia de la Unión Europea que Francia asume el próximo 1 de julio, como adelantó en una reciente entrevista en Le Figaro en la que también mostraba su intención de acabar con la "enfermedad francesa" de cambiar los ministros cada seis meses.

Las reformas siguen adelante

Entre los cambios adoptados esta tarde en una reunión celebrada en el palacio del Elíseo por el jefe del Estado y el primer ministro, figura el de Laurent Wauquiez, que pasa de ser el portavoz del Gobierno a ocupar la secretaría de Estado de Empleo. Por otra parte, se ha acordado variar ligeramente la rúbrica de la cartera correspondiente a doce miembros del Gabinete.

Pero los cambios en el Gobierno no afectarán en nada a las reformas, ha advertido el jefe del Estado durante una visita a Glières, lugar simbólico de la resistencia francesa frente a los nazis. "Lo que es seguro es que adoptaré algunas iniciativas para continuar los cambios que necesita nuestro país", ha dicho Sarkozy en su primera comparecencia tras los comicios.

Aunque ha evitado comentar directamente los resultados, sí que ha reconocido atrevesar un contexto "difícil" debido al aumento del precio de las materias primas, la escalada del euro, el precio del crudo y la crisis financiera. "Todos estos problemas deberían animarnos a hacer cambios en lugar de animarnos a retraernos".

Por su parte, el primer ministro François Fillon ha pedido a los suyos que sean "más combativos" frente a la izquierda. "Hace falta mantener el rumbo de las reformas si queréis que los resultados se vean en 2012", ha dicho.

Cambio insuficiente

Habrá que ver si la remodelación anunciada hoy responderá a las "impaciencias" o "descontentos" que, en palabras de dirigentes de la UMP, expresaron los franceses en las elecciones municipales y cantonales al sancionar duramente a las filas de Sarkozy, diez meses después de su llegada al Elíseo.

Para el portavoz del Partido Socialista (PS) Julien Dray, este "extraño" reajuste del Gabinete muestra que Sarkozy ha optado por la dirección "opuesta al sentido del voto". El mensaje de las urnas no pedía una remodelación técnica sino "una nueva dirección en materia social", ha lamentado el dirigente socialista.