El partido de Bhutto quiere formar una coalición sin la participación de Musharraf

El partido del presidente ha reconocido la derrota en las legislativas.- El Partido Popular de Pakistán, de la líder asesinada, quiere aliarse con la Liga Musulmana de Nawaz Sharif

Rawalpindi / Islamabad - 19 feb 2008 - 15:33 UTC

El partido de la asesinada primera ministra, Benazir Bhutto, tratará de formar un gobierno de coalición sin el partido de Pervez Musharraf, ha informado hoy el viudo de Bhutto, Asif Ali Zardari. "Por ahora, la decisión del partido es que no estamos interesados en ninguna de la gente que son parte integral del Gobierno pasado", ha dicho Zardari en una conferencia de prensa en Islamabad. Ha agregado que tratará de persuadir al partido encabezado por Nawaz Sharif, el primer ministro que derrocó Musharraf en 1999, para que se una al PPP en el poder.

Los paquistaníes han castigado en las urnas al presidente del país, el general Pervez Musharraf. Según los últimos datos de la Comisión electoral de Pakistán, la organización de Bhutto, el Partido Popular de Pakistán (PPP) ha conseguido la victoria en las legislativas celebradas ayer. Le sigue la Liga Musulmana-N de Nawaz Sharif, mientras que la Liga Musulmana-Q, el partido de Musharraf, pierde su dominio en la Cámara a gran distancia de los vencedores. El presidente, ya debilitado por los acontecimientos de los últimos meses, deberá ahora afrontar un Parlamento hostil.

Más información

Aunque aún no hay resultados definitivos, el último avance de la Comisión Electoral ofrece el reparto de 241 de los 272 escaños en disputa -hay que añadir 60 reservados a mujeres y 10 para no musulmanes-. Según este avance, el PPP consigue 80 asientos, por 64 de la Liga Musulmana de Sharif. Muy lejos, con 37 diputados, aparece el partido de Musharraf, la Liga Musulmana-Q. Pierde así su mayoría en el Parlamento, que le ha servido a Musharraf para gobernar cómodamente desde que creara la Liga Q en 2001 para dotar de un Parlamento a su Gobierno, conquistado en 1999 mediante un golpe de Estado incruento, desalojando del poder a Nawaz Sharif.

El presidente de la Liga Q, Chaudhry Shujaat Hussain, ha reconocido "cordialmente" la derrota de sus filas. Musharraf ya anunció ayer que aceptaría de buen grado los resultados de las urnas, fueran cuales fuesen, empeñado en dar una pátina de limpieza a unos comicios que se celebraron bajo la amenaza del fraude. El presidente, que colgó el uniforme militar en noviembre pasado, aseguró que el partido que gane las elecciones gobernará Pakistán y que él actuará "como un padre", informa Georgina Higueras. La misión de la UE, que ha enviado más de 100 observadores a estas elecciones, hará público mañana su informe sobre estas elecciones.

Al filo de la medianoche, los dos grandes partidos de la oposición, el PPP y la Liga Nawaz ya se daban por vencedores y sus seguidores comenzaban a celebrarlo. La jornada electoral transcurrió relativamente tranquila -hubo pequeños disturbios en distintas zonas y tiroteos que dejaron diez muertos y decenas de heridos y detenidos-, pero no se cumplieron las amenazas de los extremistas. No obstante, hubo escasa participación, apenas un 42%, según observadores paquistaníes.

Parlamento hostil

Musharraf afronta ahora el desafío de lidiar con un Parlamento hostil. Si los partidos de oposición ocupan dos tercios del Parlamento y se ponen de acuerdo, podrían reponer en sus puestos a los jueces del Constitucional que fueron purgados por el presidente para acceder a un nuevo mandato en noviembre. Esos jueces podrían declarar ilegal la presidencia de Musharraf y desalojarlo del poder.

El presidente de Pakistán, Pervez Musharraf, deposita su voto en una oficina electoral de Rawalpindi.
El presidente de Pakistán, Pervez Musharraf, deposita su voto en una oficina electoral de Rawalpindi.AFP
El presidente Musharraf es el gran perdedor de estas elecciones dominadas por la tranquilidadATLAS

EE UU saluda las elecciones de Pakistán

La Casa Blanca ha reconocido el martes que las elecciones en Pakistán fueron un paso hacia el total restablecimiento de la democracia y ha instado a todos los partidos a aceptar los resultados y trabajar unidos.

"Es absolutamente claro que Pakistán ha dado un paso hacia la restauración total de la democracia. Esto es algo que nosotros queríamos que sucediera", ha afirmado el portavoz del Departamento de Estado, Tom Casey, al referirse a las votaciones, en las cuales los opositores al presidente pakistaní Pervez Musharraf lograron una gran victoria, según informa la agencia Reuters.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50