Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El arzobispo de Canterbury defiende su derecho a plantear asuntos delicados como la ley islámica en Reino Unido

La semana pasada Rowan Williams desató un revuelo político y religioso al afirmar que la introducción en el país de algunos aspectos de la sharia "parece inevitable"

El arzobispo de Canterbury, Rowan Williams, ha defendido hoy su derecho a plantear asuntos delicados como la ley islámica en Reino Unido, pero ha reconocido que su manejo de la situación puede haber sido torpe y desorientador. El líder espiritual de los 77 millones de anglicanos que hay en el mundo fue aplaudido y recibió una gran ovación por parte de los clérigos en el Sínodo de la Iglesia de Inglaterra en Londres.

La semana pasada Williams desató un revuelo político y religioso al afirmar que la introducción en Reino Unido de algunos aspectos de la sharia "parece inevitable". La sharia, ley islámica religiosa basada en el Corán y en las escrituras del profeta Mahoma, ha recibido las críticas de Occidente por el tratamiento que da a la mujer y los castigos que impone por adulterio.

El arzobispo de Canterbury ha insistido en que no quiso proponer una "legislación paralela al derecho civil", sino sólo un mecanismo práctico para acoger las sensibilidades de parte de la población.

Williams, que profundizó el debate la semana pasada en un discurso ante los principales abogados del país, recordó que algunos aspectos de la ley coránica ya se han incluido en la británica, como por ejemplo en el campo de las finanzas, para permitir la oferta de productos permitidos a los musulmanes. Su propuesta de adaptación de la ley se refería sólo a aspectos civiles de la sharia, como disputas maritales o financieras, sin que en ningún momento se planteara la adopción de la ley penal.

Tras sus controvertidas declaraciones, Williams, representante del ala más progresista de los anglicanos (apoya la ordenación de homosexuales y se opuso a la guerra en Irak), se enfrentó a duras críticas desde dentro de su Iglesia.