Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Más de 70 detenidos en una operación contra la mafia en Nueva York y Sicilia

Entre los arrestados se encuentran los grandes 'capos' de la organización. -La operación ha durando tres años

La organización mafiosa siciliana Cosa Nostra ha recibido hoy un duro golpe con la detención de 77 personas en Nueva York y Sicilia, incluidos los grandes capos, tras una investigación sobre los vínculos entre las familias mafiosas a ambos lados de Atlántico.

La operación Old Bridge (Puente viejo) es la mayor contra la mafia desde los tiempos de la Pizza Connection, que reveló los vínculos entre la mafia italiana y la estadounidense para controlar el trafico de drogas en la pasada década de los años 80, según recuerdan este jueves los medios italianos.

El máximo responsable de la lucha contra el crimen de la Policía de Estado, Francesco Gratteri, ha precisado que hasta el momento hay 77 personas detenidas, 19 en Palermo (isla de Sicilia), más otras cuatro que estaban ya en la cárcel, y 54 en Estados Unidos.

Entre los detenidos figuran importantes jefes mafiosos como los responsables de los clanes italo-estadounidenses Gambino e Inzerillo, Frank Cali, de 43 años, y Filippo Casamento, de 82.

La operación, aún en curso, corre a cargo de la Policía Antimafia italiana en Sicilia y la Oficina Federal de Investigación (FBI) en Nueva York y en ella han participado 300 agentes.

Frustrados los planes de la Cosa Nostra

El Fiscal nacional antimafia, Piero Grasso, ha indicado que Cosa Nostra estaba intentando volver a controlar el mercado de estupefacientes, en particular de cocaína, en Italia y que había reforzado las relaciones entre las familias de Cosa Nostra palermitanas y estadounidenses, con especial referencia a la Gambino de Nueva York.

Los pizzini (pequeños mensajes mecanografiados con los que se comunican los jefes mafiosos) encontrados al "jefe de jefes" de la mafia Bernardo Provenzano, detenido en 2006, han sido claves en la investigación.

Entre los detenidos en Estados Unidos figura Frank Calí, considerado jefe de la familia Gambino, que ha funcionado como puente entre Italia y Estados Unidos, y que habría establecido contactos con Provenzano y con su sucesor Salvatore lo Piccolo, detenido el año pasado.

Además de esta operación, la Policía italiana detuvo hoy a Vincenzo Licciardi, jefe de un importante clan de la Camorra, la mafia napolitana, y uno de los 30 criminales más buscados, huido de la Justicia desde 2004.