Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un líder de las FARC critica a la UE y España por apoyar a Uribe

El guerrillero colombiano Luciano Marín, conocido como Iván Márquez, uno de los miembros de la cúpula de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), ha criticado al Gobierno español y a la Unión Europea (UE) por respaldar al presidente de Colombia, Álvaro Uribe, quien viajó la semana pasada a Europa para pedir apoyo en la lucha contra el terrorismo.

El rebelde arremetió contra el rey Juan Carlos; contra el presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, y contra el responsable de Política Exterior y Seguridad Común de la UE, el español Javier Solana, en un escrito reproducido en la página de Internet Anncol, que difunde comunicados de las FARC.

Márquez, uno de los siete miembros del comando de las FARC, criticó la acogida dada la semana pasada en Madrid y Bruselas a Uribe, que viajó a pedir que esa guerrilla siga en la lista de grupos considerados terroristas por la UE. Aunque las FARC figuran en las listas de organizaciones calificadas como terroristas por la UE y EE UU, hace dos semanas el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, pidió que fueran excluidas y que se les diera "estatus de beligerancia", ya que, según él, son "ejércitos".

No obstante, el Ejecutivo colombiano insiste en que las FARC son terroristas, ya que tienen secuestradas a cerca de 700 personas y en esas condiciones no pueden tener dicho estatus.

Filas mermadas

Por otra parte, el ministro de Defensa de Colombia, Juan Manuel Santos, aseguró en una entrevista publicada ayer en el diario El País, de Cali, que la guerrilla de las FARC ha perdido la mitad de sus integrantes y tiene actualmente entre 6.000 y 8.000 combatientes. Santos señaló que las FARC ya no tienen los cerca de 17.000 hombres que se le calculaban en 2002, cuando se inició el primer mandato de Uribe, reelegido en 2006.

Santos añadió que las FARC "están en un proceso de resquebrajamiento". Las FARC "han perdido importantes cabecillas. Sólo el año pasado cerca de 2.500 combatientes dejaron esa agrupación", continuó el ministro, y manifestó que "hoy sus jefes no duermen tranquilos dos noches en un mismo sitio" y "afrontan desabastecimiento, falta de comunicaciones, pérdida de comando y control".