Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Israel autoriza el suministro de combustible a Gaza

A partir de mañana, la franja controlada por Hamás recibirá el fuel, para generar electricidad, y medicinas

Israel ha cedido a las presiones y el ministro de Defensa, Ehud Barak, ha dado su autorización para el suministro de combustible a la planta de energía eléctrica de la Franja de Gaza, y la entrada de medicamentos en ese territorio a partir del martes, ha informado un portavoz. La planta eléctrica, que depende del fuel financiado por la Unión Europea, se quedó sin combustible el domingo, tras el bloqueo de los pasos fronterizos ordenado por el Gobierno israelí.

Según medios israelíes, la medida será puntual y ha sido adoptada por el titular de Defensa después de analizar la situación en la franja de Gaza. Barak ha dialogado hoy por teléfono con el presidente egipcio, Hosni Mubarak, a quien ha asegurado que Israel no tiene interés en provocar una crisis humanitaria en Gaza, aunque ha aclarado que no permitirá que los palestinos continúen disparando cohetes contra el sur del país.

Sin luz y con velas, la situación en Gaza se ha tornado trágica por la falta de suministro eléctrico y el cierre de los puestos fronterizos, que no permite el paso de alimentos y medicamentos. Al menos medio millón de sus habitantes, del millón y medio que viven en la franja, está a oscuras, después de que la única central eléctrica de la franja dejó de funcionar ayer por no tener combustible y dejó de producir energía por el bloqueo de Israel, que se retiró del territorio en 2005 tras 38 años de ocupación pero aún controla sus fronteras y suministros.

La crisis humanitaria en la que se encuentra el territorio, con un 80% de la población que vive gracias a la ayuda internacional, tiene visos de empeorar en las próximas horas, ya que Naciones Unidas ha anunciado que suspenderá el envío de alimentos a más de 800.000 palestinos en la franja, debido al bloqueo israelí.

El corte del suministro de combustible ha despertado la preocupación ya que la ausencia de transporte y la falta de abastecimiento de electricidad coinciden con las bajas temperaturas de un invierno especialmente frío.

En vista de la situación de deterioro en una región agobiada por la pobreza y la violencia, la Liga Árabe ha pedido hoy la celebración de una reunión urgente del Consejo de Seguridad de la ONU para tratar la "peligrosa situación" que afronta la franja. La organización panárabe ha enfatizado la necesidad de que el máximo órgano de Naciones Unidas adopte "medidas urgentes contra las autoridades de ocupación israelíes, levanten el bloqueo y protejan a los habitantes de Gaza en conformidad con la legalidad internacional".

La decisión israelí ha despertado la ira en el mundo musulmán y hoy se han registrado protestas en Líbano y Jordania, donde miles de personas han salido a las calles para manifestarse en contra la política de Israel sobre Gaza.

A la luz de las velas

Muchos ciudadanos se acercaron en la noche de ayer a las panaderías por temor a que comiencen a escasear los bienes básicos. En tres días de bloqueos, las tiendas han empezado a desabastecerse, las fábricas y las gasolineras han cerrado.

Pero lo que más preocupa son las zonas más necesitadas de Gaza, que han pasado a ser algunas de las más perjudicadas. La suspensión afecta a los campos de refugiados de Al Bureij y Nuseirat, al sur de la capital. También se han quedado sin flujo eléctrico los hospitales, donde se encuentran ingresados decenas de heridos de los últimos ataques del Ejército israelí, en los que murieron 37 personas desde el pasado martes.

Pocas horas después del corte, un portavoz de Hamás, que controla la franja de Gaza, ha dicho que cinco pacientes han muerto en centros palestinos a consecuencia de la falta de suministro eléctrico. Una información todavía no confirmada por las autoridades. Mientras tanto, Egipto ha mandado 300 policías a la frontera de Rafah, donde decenas de palestinos han clamado contra el país vecino porque no deja pasar a los enfermos que no pueden ser atendidos en los centros hospitalarios de la maltrecha franja.

Fuentes de las fuerzas de seguridad israelíes citadas hoy por el diario Haaretz reconocen que las dificultades originadas por la medida son mayores de las que el Gobierno esperaba.

Sin embargo, el primer ministro israelí, Ehud Olmert, ha afirmado que el corte del suministro de fuel puede durar tanto tiempo como continue el lanzamiento de cohetes a través de la frontera desde Gaza. "En lo que a mí respecta, todos los residentes de Gaza pueden caminar, pero si no tienen gasolina para sus vehículos es por culpa de un gobierno criminal que no permite a la población del sur de Israel vivir en paz", ha dicho Olmert a los medios de comunicación israelíes.

Mientras tanto, portavoz de Hamás en Gaza, Sami Abu Zuhri, ha emplazado al presidente palestino, Mahmud Abbas, a abandonar las negociaciones para un acuerdo de paz con Israel como protesta por el bloqueo. La Unión Europea y Naciones Unidas han exigido al gobierno de Olmert a restablecer el servicio eléctrico ante la fuerte presión social que vive la población palestina.

Por otro lado, medios locales han informado que hoy ha muerto un miliciano palestino en un tiroteo con soldados israelíes que operaban en la localidad cisjordana de Tulkarem (noroeste). El activista abrió fuego contra los militares que rodeaban su casa e hirió levemente a uno de ellos, señaló el Ejército de Israel. Los soldados respondieron a los disparos y mataron al miliciano.