Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Irán recibe una nueva remesa de combustible atómico ruso

El envío se ha realizado bajo el control del Organismo Internacional de Energía Atómica

Irán ha recibido hoy una nueva remesa de combustible nuclear ruso para la planta de Bushehr, que unos ingenieros rusos construyen en el oeste iraní, informó la agencia

nacional de noticias IRNA.

La nueva remesa, de 11 toneladas, es la cuarta desde que Rusia comenzó a enviar combustible nuclear a la República Islámica el 17 de diciembre pasado.

"Las restantes cuatro remesas serán entregadas según el calendario acordado con las autoridades rusas", han asegurado fuentes de la Compañía iraní para la Producción y el Desarrollo de la Energía Nuclear, citadas por IRNA, sin dar a conocer más detalles.

La empresa rusa Atomstroyexport, que construye la planta de Bushehr a orillas del Golfo Pérsico, tiene previsto enviar en total unos 180 contenedores de uranio 235 enriquecido hasta el 3,62 por ciento hasta febrero próximo.

El envío del combustible a Irán se realiza bajo el control del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), e Irán asegura que comenzará a inyectarlo en Bushehr una vez recibidas todas las remesas, posiblemente en febrero próximo.

Las autoridades de Teherán anunciaron el pasado mes de diciembre que esa planta stómica funcionará el próximo verano a la mitad de su capacidad productiva.

La puesta en marcha de Bushehr, de 1.000 megavatios de potencia, se ha visto retrasada en varias ocasiones por problemas en la financiación del proyecto, con un valor estimado de entre 800 y 1.200 millones de dólares.

El Gobierno iraní, pese a recibir combustible nuclear de Rusia, ha asegurado que no renunciará el enriquecimiento de uranio en el interior del territorio de Irán, algo que exige la comunidad internacional.

Los iraníes afirman que su programa es para uso pacífico, mientras que EEUU y la Unión Europea (UE) sospechan que tiene fines militares y presionan a Teherán para que cumpla con las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU y abandone el

enriquecimiento de uranio.

Esta nueva remesa tiene lugar tan solo dos días antes de que la secretaria de Estado de EE UU, Condolezza Rice, llegue el martes a Berlín para iniciar una rueda de contacto con su homólogos europeos para consensuar acciones contra el plan nuclear de Irán.