Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nasralá amenaza a Israel con una guerra que "cambiará el destino de la región"

El clérigo chíi, líder de Hezbolá, afirma que el grupo guerrillero posee partes de los cadáveres de soldados israelíes

En su primera aparición pública desde hace casi un año, el líder del grupo chií Hezbulá, Hasan Nasralá, ha amenazado hoy a Israel con una "guerra que cambiará el destino del combate y de la región" si ataca nuevamente a Líbano. El clérigo ha lanzado la amenaza en un discurso pronunciado ante cientos de miles de personas concentradas al aire libre en el sur de Beirut, con ocasión de la festividad de la 'Ashura', la principal de los musulmanes chíies.

"Si Israel lanza una nueva ofensiva contra el Líbano, nosotros, si Dios quiere, le prometemos una guerra que cambiará el destino del combate y de la región", ha subrayado Nasralá. Asimismo, ha anunciado que su grupo tiene "cabezas, piernas y un cuerpo incompleto de soldados israelíes", que murieron en la guerra entre Israel y el Líbano, en julio y agosto de 2006.

En ese sentido, ha resaltado que no revelaba la existencia de los restos humanos con el objetivo de canjearlos con Israel por prisioneros libaneses, sino para demostrar que el Ejército israelí "miente" cuando asegura que siempre vuelve de la guerra con todos los restos de sus soldados caídos.

Nasralá ha aparecido en medio de la muchedumbre rodeado de guardaespaldas que trataban de abrirle camino, mientras él saludaba con la mano. En su discurso, también se ha referido a la reciente gira del presidente de EE UU, George W. Bush, por Oriente Próximo, y ha asegurado que ésta tenía como objetivo obligar a los árabes a reconocer a Israel y asentar a los refugiados palestinos en los países de acogida. Nasralá ha instado a los árabes a rechazar los "planes diabólicos" de Bush en la región: "El verdadero enemigo de los árabes no es Irán como quiere hacer creer".

En cuanto a cuestiones internas del Líbano, ha mostrado su apoyo a la a la mediación que realiza el secretario general de la Liga Arabe, Amro Musa, para resolver la crisis política en este país, que se halla sin presidente desde el 24 de noviembre pasado.