Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Protestas en el sexto aniversario de la apertura de Guantánamo

Más de 170 parlamentarios españoles han firmado una petición impulsada por Amnistía Internacional para pedir el cierre el centro de detención.- 81 activistas detenidos en Washington por una protesta frente al Tribunal Supremo de EE UU

El sexto aniversario de la apertura del campo de detención de Guantánamo ha desencadenado protestas en la mayoría de capitales europeas, especialmente en Londres, donde un centenar de personas han simulado las condiciones de los detenidos.

Con vestimentas similares a los trajes naranjas que visten los prisioneros, los manifestantes han desfilado en las proximidades de la embajada de EE UU.

En España, Amnistía Internacional ha entregado una petición firmada por más de 170 parlamentarios españoles que piden al Gobierno norteamericano el cierre de Guantánamo. En el acto, que ha tenido lugar frente a la embajada estadounidense, ha participado Ruhal Ahmed, ex detenido en Guantánamo, que ha leído dos poemas escritos por prisioneros, ¿Es cierto? y La muerte, que pertenecen al libro Poemas desde Guantánamo: hablan los detenidos, que recoge 22 poesías recopiladas por el abogado de 17 presos.

Algunas ciudades de Estados Unidos han sido también escenario de protestas por Guantánamo. En Miami, cerca de 60 personas también han salido a las calles para solicitar el cierre del centro de detención norteamericano. Los participantes, ataviados con monos naranjas, habían sido convocados por Codepink, un grupo de mujeres activistas contrario a la guerra de Irak. En sus pancartas, se podían leer consignas como "La tortura es terror" y "Cierre de Guantánamo".

81 detenidos en Washington

En Washington, las autoridades detuvieron 81 activistas que protestaban ante el Tribunal Supremo de EE UU, para mostrar su oposición a las detenciones ilegales en la prisión de Guantánamo y pedir su cierre. Los activistas, vestidos con monos de color naranja, al igual que los presos de Guantánamo, fueron detenidos bajo el cargo de violar un ordenamiento que prohíbe manifestaciones ante las Cortes de Justicia.

Bajo gritos de "cerrémoslo" (el Tribunal Supremo), los activistas amenazaron con entrar en el edificio. Algunos de ellos consiguieron entrar y fueron detenidos bajo los cargos de violar una ley que prohíbe "arengar o pronunciar discursos" en el edificio. Las autoridades cerraron el edificio temporalmente, de manera preventiva, según medios locales.