Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Israelíes y palestinos avanzan hacia un documento de consenso para la cumbre de Annapolis

Bush y Olmert se declaran optimistas ante la conferencia de paz.- Hamás dice que ignorará las conclusiones de la cumbre

A pocas horas para el comienzo de la Cumbre de Annapolis (Maryland) sobre Oriente Próximo, el escepticismo es de antemano el gran protagonista que rodea esta conferencia de paz entre israelíes y palestinos. No obstante, los equipos negociadores israelí y palestino han realizado "importantes progresos" en la redacción de un documento de consenso para la cumbre, según han anunciado fuentes israelíes y palestinas. Pese a ello y a la presencia de numerosos países árabes en la conferencia, el grupo radical palestino Hamás ya ha informado de que ignorará cualquier conclusión que salga de Annapolis.

El presidente George W. Bush, anfitrión del encuentro, se ha reunido con los líderes de Israel, Ehud Olmert, y de Palestina, Mahmud Abbas, para ver "si la paz es posible o no". En el encuentro en el salon Oval de la Casa Blanca, a pocas horas del inicio oficial de la conferencia, Bush ha agradecido a Abbas por "trabajar duramente por implementer una visión de un estado palestino". El mandatario estadunidense ha resaltado que si bien Washington no puede imponer su visión, puede ayudar a facilitarla.

En tanto, el líder israelí ha dicho a Bush que espera lanzar "un proceso serio de negociaciones". "Esta vez es diferente", ha asegurado Olmert, al alabar la amplia presencia internacional en la cumbre que reúne a más de 40 países.

Paralelamente, los negociadores palestinos e israelíes, entre ellos la ministra israelí de Exteriores, Tzpi Livni, y su contrapartida palestina, Ahmed Qurei, se han reunido hoy con la mediación de la secretaria de Estado de EE UU, Condoleezza Rice, para intentar llegar a la cumbre con un documento consensuado sobre el que basar las futuras negociaciones israelí-palestinas.

Yasir Abed Rabbo, asesor del presidente palestino, Mahmud Abbas, y responsables israelíes han anunciado que se están acercando a un documento de consenso, que podría anunciarse hoy mismo. "Hoy se hará público el documento que, con la bendición de los americanos, determinará los términos de referencia de las negociaciones y la modalidad en que éstas proseguirán después de Annapolis", ha dicho Rabbo. También negociadores israelíes han dicho que unos y otros se están "acercando" a este documento, que integraría unas pautas sobre cómo tratar los asuntos más delicados del conflicto: las fronteras de un futuro Estado palestino, el futuro de los refugiados palestinos y el estatus de Jerusalén.

Tras la jornada de reuniones preparatorias, los protagonistas de esta conferencia participarán en una cena oficial que la Casa Blanca dará esta noche antes de iniciarse mañana la conferencia de paz.

Rechazo en Palestina e Israel

Pese a los esfuerzos por impulsar una conferencia en la que tampoco se esperan grandes avances, una de las piezas clave no estará ni en Annapolis ni en la situación que salga de la cumbre. El Movimiento de Resistencia Islámica, Hamás, uno de los actores principales en el conflicto israelí-palestino, que no acude a la conferencia, ha anunciado esta mañana que tampoco se sentirán concernidos por las decisiones que puedan tomarse en la ciudad estadounidense.

Ismail Haniya, ex primer ministro palestino -Abbas nombró uno nuevo tras la violenta conquista de Gaza por Hamás en junio, aunque sigue actuando como tal en la zona- ha dicho que las discusiones de Annapolis no les importarán. "El pueblo piensa que esta conferencia no sirve de nada y que ninguna recomendación o compromiso alcanzado en ella que perjudique nuestros derechos no será vinculante para nuestro pueblo. Lo será para aquellos que lo firmen", ha dicho.

Hamás, considerado un grupo terrorista por E UU, la UE e Israel, no estará representado en la cumbre. "Estamos muy orgullosos de no estar involucrados en esta conferencia que no nos traerá nada", ha dicho otro dirigente palestino, Mahmud Zahhar. "No creemos que este sea un proceso de paz real, porque si no se cumplen nuestras demandas principales, será como los demás acuerdos previos alcanzados, imposibles de poner en práctica. Además, Abbas no representa a la mayoría del pueblo palestino".

Por su parte, la Comisión de Asentamientos de Judea y Samaria (Cisjordania) se han manifestado para hoy contra la cumbre frente a la residencia oficial del primer ministro israelí. Los ultranacionalistas judíos rechazan el encuentro y se han movilizado bajo el liderazgo de Benjamín Netanyahu, ex primer ministro y actual líder del Partido Likud.