Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los sindicatos votan a favor del fin de la huelga del transporte en Francia

Al menos 100 asambleas de trabajadores acuerdan volver al tajo.- Se aprecia una mejora del servicio en el noveno día de paro

Un día después de que comenzaran las negociaciones entre el Gobierno, las empresas y los sindicatos, se vislumbra el fin de la huelga del transporte en Francia, que hoy ha cumplido su noveno día. El calvario de los usuarios de trenes, metros, cercanías y autobuses parece tocar a su fin mientras las asambleas locales de los sindicatos, en su gran mayoría, votan a favor de dar por terminado el paro. Más de un centenar de asambleas han votado ya por la vuelta al trabajo.

Desde primera hora de la mañana de hoy, numerosas asambleas de trabajadores del sector han votado a favor de dar una oportunidad a las negociaciones y dejar una huelga que iniciaron el pasado día 14 en protesta por la reforma que planea el Gobierno sobre sus sistemas de pensiones. El Gobierno quiere elevar de 37,5 a 40 los años de cotización para que los trabajadores del transporte reciban la pensión completa, equiparándolos el resto de trabjadores.

"El clima es de suspensión" de la huelga, ha asegurado Bernard Guidou, uno de los responsables de CGT, el principal sindicato del sector y motor de la protesta. Hoy se ha notado ya un descenso de la incidencia de los paros y los usuarios han podido tomar sus medios de transporte con más comodidad. El número de huelguistas se ha reducido hoy al 14,5% en la SNCF (compañía ferroviaria francesa), frente a un 22,8% de ayer y un 64% del primer día.

La SNCF ha informado esta mañana de una mejora del servicio: circulan dos de cada tres trenes de alta velocidad (TGV). Por su parte, la RATP (la autoridad del transporte público en París) ha informado de que funciona uno de cada dos o tres metros. En todo caso, a las 13.00 (12.00 GMT), había al menos dos líneas en las que no circulaba metro alguno. En las calles de la capital, cumplían sus rutas el 60% de los autobuses. Las líneas de cercanías son aún las más afectadas por la huelga. Las empresas estiman que el servicio no estará totalmente restablecido antes de 48 horas.

No obstante, las negociaciones pueden durar todavía un mes y los sindicatos han dejado un aviso de huelga para el 18 de diciembre, cuando las conversaciones tripartitas deberían dar sus frutos. Hay además un pequeño sector más radical que puede seguir optando por la huelga, pese a que apenas cuenta con la simpatía de los franceses, que han soportado nueve días de atascos en las grandes ciudades, escasa frecuencia o falta de funcionamiento de los trenes y otras incomodidades.

Las partes volverán a sentarse a la mesa el lunes, como siguiente paso a una hoja de ruta fijada por el Gobierno a un mes vista. Queda por ver si el Ejecutivo cederá a la petición sindical, en contra de la elevación de los años de cotización de los trabajadores de algunos sectores a 40 años, pese a que el propio presidente, Nicolas Sarkozy, ya advirtió de que no se daría marcha atrás.

El conflicto ha sido el mayor que ha tenido que afrontar Sarkozy desde que tomara posesión de su cargo en mayo y la huelga ha tenido su efecto en la economía del país: hasta 400 millones de euros ha costado la huelga a la economía del país.