Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Protesta contra la visita de un ex líder del Ku Klux Klan a Barcelona

Un grupo de intelectuales y políticos denuncia ante el TSJC que el ex político David Duke dará una conferencia antisemita

Un ex líder del Ku Klux Klan, la organización terrorista estadounidense que promueve el racismo, el antisemitismo, la homofobia y el anticatolicismo, visita Barcelona el fin de semana para dar una conferencia sobre "el creciente y el casi omnímodo poder del lobby judío norteamericano", el sábado en la Librería Europa, según anuncia la tienda en su web.

Un grupo de intelectuales periodistas y políticos presentará hoy una denuncia ante la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) porque la intervención del ideólogo y ex político David Duke puede suponer "una exaltación del racismo y el antisemitismo", según ha explicado la periodista y ex dirigente de ERC Pilar Rahola.

La librería Europa, conocida por difundir contenidos xenófobos, advierte en su web de que se reserva el derecho de admisión a la conferencia. "Se ruega asistir vestido con corrección", señala la nota, "personas de estética skin abstenerse".

Uno de los políticos más conflictivos de EE UU

David Duke es uno de los políticos más conflictivos de Estados Unidos. Ex congresista republicano por Luisiana, se encuentra de visita en España para presentar su último libro Supremacismo judío. Mi descubrimiento de la cuestión judía. El poder judío en la sombra (Ediciones Ojeda). Tras pasar por Madrid y Valladolid, convocado por las asociaciones de extrema derecha Alianza Nacional y Democracia Nacional, llegará el sábado a Barcelona.

En 1980, Duke creó la NAAWP (Asociación Nacional para el Avance del Pueblo Blanco). La revista Time le dedicó una portada con el titular Mr White. Algunas de las actitudes de Duke pueden ser delito en España. El artículo 510 del Código Penal especifica que quienes "provocaren a la discriminación, al odio o a la violencia contra grupos o asociaciones por motivos racistas, antisemitas (...) serán castigados con la pena de prisión de uno a tres años y multa de seis a doce meses".