Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Evo Morales planta a Bachelet

El presidente boliviano prefiere jugar al fútbol que asistir con el resto de los mandatarios a la cena oficial ofrecida por la anfitriona de la cumbre

Mientras sus homólogos del continente sudamericano asistían a la cena oficial ofrecida la noche del viernes por la anfitriona de la cumbre, la presidenta Michelle Bachelet, el mandatario boliviano, Evo Morales, prefirió jugar al fútbol contra los chilenos. Y ganó por goleada.

El equipo de Morales ganó 8-1 a un once local que incluía viejas glorias del fútbol y legisladores. El mandatario boliviano marcó el segundo gol de su equipo, integrado por miembros de su comitiva, incluyendo al parecer algunos de sus guardaespaldas. Al final del partido, en la cancha de la academia de formación de oficiales de la Policía, el presidente intercambió su camiseta verde por la roja que había usado el capitán del equipo chileno y autor del gol del honor, el ex internacional Carlos Caszely.

Por el lado chileno jugaron otro ex internacional, Jaime Pizarro, y dos senadores, el derechista Hernán Larraín y el demócrata cristiano Jorge Pizarro. "Nos pasó un tsunami por encima", reconoció Pizarro, que en su juventud destacó como jugador de rugby. Morales se retiró

de la cancha con una gran sonrisa y eludió los micrófonos de los periodistas.