Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La pataleta de Sarkozy

El presidente francés abandona una entrevista, molesto por las preguntas sobre su ex mujer

El presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, se marchó abruptamente de una entrevista para el programa 60 Minutes de la cadena estadounidense CBS molesto por las preguntas sobre su ex esposa Cecilia.

La entrevista, emitida ayer por la noche en Estados Unidos, fue grabada en el palacio presidencial del Elíseo, en París, hace unas semanas, cuando Sarkozy aún no había anunciado su divorcio, pese a que había intensos rumores al respecto, lo que fue confirmado el pasado 19 de octubre.

"Si tuviera que decir cualquier cosa sobre Cecilia, ciertamente no lo haría aquí", dijo el presidente, con una sonrisa forzada, a la periodista que le entrevistaba, Lesley Stahl. "Tengo derecho a no comentar nada, y no quiero comentar nada", agregó Sarkozy, y acto seguido se levantó de la silla y se fue, ante la sorpresa de la informadora, tal como se observa en el vídeo de la entrevista colgado en la página web de la CBS.

En otro momento de la grabación, se observa cómo un nervioso Sarkozy llama "imbécil" a su encargado de prensa por haber organizado una entrevista "estúpida".

En la breve entrevista, el presidente francés habló sobre la relación entre Francia y Estados Unidos, país al que viajará la próxima semana en visita oficial, la primera desde que accedió al cargo. "Quiero que los estadounidenses sepan que pueden contar con nosotros, pero que al mismo tiempo queremos tener la libertad de disentir", declaró Sarkozy.

Igualmente, mostró su admiración por la capacidad de avanzar y las oportunidades que ofrece Estados Unidos, independientemente de la procedencia o circunstancias de cada persona. "Cuando mi padre vino de Hungría, pensó que tener un apellido como Sarkozy sería un obstáculo (para progresar)", explicó el presidente francés. "Por eso me gustan los Estados Unidos. Puedes llamarte Schwarzenegger y ser gobernador de California, y llamarte Madeleine Albright y ser secretaria de Estado", agregó, en referencia a los dos políticos nacidos fuera de EE UU.