Putin respalda en Teherán el programa nuclear iraní

El presidente ruso critica el "unilateralismo" de EE UU

El presidente ruso, Vladímir Putin, y su homólogo iraní, el ultraconservador Mahmud Ahmadineyad, han anunciado la creación de un frente común ruso-iraní para "afrontar las amenazas actuales" tanto regionales como internacionales, según la agencia de noticias gubernamental iraní, IRNA, lo que entre los analistas es interpretado como una crítica a EE UU y a su agresiva política exterior en Oriente Próximo y Asia.

Más información
Putin viaja a Irán pese al aviso sobre un posible atentado

Durante su encuentro en Teherán, el primero en el que participa un líder ruso desde 1943, ambos mandatarios han expresado su apuesta por un escenario internacional multipolar como alternativa al monopolio estadounidense. Putin ha dicho que "Estados Unidos no puede imponer un sistema unipolar porque ninguna potencia es capaz de resolver todos los problemas por sí sola". De hecho, para Putin la situación actual en Irak y en Afganistán es fruto del "unilateralismo" estadounidense.

"Deberíamos intentar ayudar a organizaciones como la ONU, así como respetar las normas internacionales y códigos de conducta para tratar asuntos globales", ha afirmado el mandatario ruso. De la misma manera, se ha mostrado en contra de la expansión de la OTAN porque no cree que sea capaz de hacer frente a amenazas como el terrorismo. Según el presidente ruso, otros problemas como el narcotráfico deben resolverse reforzando la confianza entre los distintos países y no con una expansión de la OTAN.

Respaldo nuclear

Por otra parte, Irán ha recibido el apoyo implícito a su programa nuclear en la declaración final de la cumbre de países ribereños del mar Caspio que se ha celebrado martes en Teherán y en la que ha participado Putin. "Las actividades nucleares pacíficas deben ser autorizadas", ha proclamado Putin, que ha pedido "paciencia" a la comunidad internacional ante las actividades nucleares iraníes.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Los cinco países con salida al mar Caspio (Azerbaiyán, Irán, Kazajistán, Rusia y Turkmenistán) "apoyan el derecho de todos los país miembros del acuerdo de no proliferación [de armas nucleares] a desarrollar las investigaciones, la producción y la utilización de la energía nuclear con fines pacíficos, sin discriminación, en el marco de ese acuerdo y de los mecanismos de la AIEA [Agencia Internacional de la Energía Atómica]", reza la declaración final de la cumbre, denominada Declaración de Teherán.

El presidente ruso, que ya la semana pasada aseguró a su homólogo francés, Nicolas Sarkozy, que no tiene "noticias de que Irán aspire a producir armas nucleares", ha solicitado paciencia a la comunidad internacional en el contencioso iraní. "Rusia es el único país que ayuda a Irán a construir una central nuclear con fines pacíficos", ha destacado además Putin, en referencia al reactor nuclear de Buchehr, en cuya construcción colabora su país.

El presidente ruso también ha hecho referencia implícita a una posible intervención armada contra Irán, al indicar que las costas del Caspio no deben ser utilizadas como base por terceras partes para atacar a otros vecinos de este mar. "No podemos dejar nuestra tierra a los demás para que ataquen a otros países costeros del Caspio", ha subrayado Putin, en aparente alusión a un eventual ataque estadounidense a Irán.

Asimismo, el mandatario ruso dijo que los miembros no deben pensar en el uso de la fuerza para resolver sus diferencias acerca del mar Caspio, rico en petróleo. "Todas las cuestiones del Caspio deben ser resueltas a corto plazo y respetando la integridad territorial. Se debe evitar el uso de la fuerza para resolver estos problemas", ha señalado Putin en referencia al conflicto en 2002 entre Irán y Azerbaiyán.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS