Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Turquía bombardea posiciones de la guerrilla kurda en el norte de Irak

El ataque se produce a pocos días de que el Parlamento turco decida si autoriza incursiones militares al otro lado de la frontera para acabar con las bases del PKK

El Ejército turco ha bombardeado con artillería zonas cercanas a localidades kurdas en el norte de Irak, cerca de la frontera entre los dos países, sin que se hayan producido víctimas, según ha confirmado el mando militar turco. El bombardeo es la respuesta a la muerte de 15 militares turcos por los ataques lanzados por milicianos del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), que reclama la soberanía de la región, que comprende zonas del norte de Irak y del sur de Turquía.

Testigos presenciales citados por France Presse han explicado que los bombardeos comenzaron anoche a las 23.00 hora local sobre la zona de Nasdur, a dos kilómetros de la frontera iraquí con Turquía, y duraron poco tiempo, aunque dicen que se han producido disparos esporádicos hasta la mañana. Otros testigos de la zona de Kani Masi afirmaron que la artillería turca ha alcanzado la cadena de montañas de Metin, en la provincia de Duhuk, 460 kilómetros al norte de Bagdad, y tampoco informaron de víctimas. Los testigos afirman que el objetivo de los bombardeos son las bases del PKK en el lado iraquí.

Según sostiene el ejército turco en su página web, los ataques son una represalia por los ataques de milicianos del PKK infiltrados desde Irak, entre ellos uno que se produjo el viernes. "Contra este tipo de ataques que nunca podrán ser aceptados se han tomado represalias y se seguirán tomando", afirman los militares turcos. En Gabar, 15 soldados turcos murieron la pasada semana en una emboscada del PKK, lo que aumentó las presiones para que se lanzara una operación de castigo contra posiciones de este partido en el norte de Irak. Desde comienzos de octubre, 30 soldados turcos han fallecido en diversos ataques del PKK.

Los bombardeos han tenido lugar tres días después de que el primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, anunciara que va a solicitar al Parlamento una autorización limitada a un año para enviar tropas turcas a la frontera de Irak con el objetivo de acabar con los milicianos del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), cruzando al país vecino cuando sea necesario.

Erdogan rechazó dar más detalles sobre cómo será usada esta autorización, y atribuyó su petición a que EE UU no ha actuado contra el PKK.

Las relaciones entre Washington y Ankara no pasan por un buen momento: a las peticiones reiteradas de EE UU a Turquía de que no ataque posiciones de la guerrilla del PKK en Irak, se sumó el reconocimiento del genocidio armenio por parte de la Comisión de Exteriores de la Cámara de Representantes de EE UU.

Para poner freno a este deterioro en las relaciones, la secretaria de Estado norteamericana, Condoleezza Rice envió a Ankara su adjunto en asuntos europeos y euroasiáticos, Dan Fried, junto al subsecretario de Defensa, Eric Edelman, quienes se comprometieron a que EE UU combatirá a la guerrilla kurda en el norte de Irak.

Las relaciones con Turquía preocupan a la administración Bush, ya que el país es paso clave para la logística de las tropas estadounidenses desplegadas en Irak.

Desde comienzos de octubre, 30 miembros de las fuerzas de seguridad turcas han fallecido en diversos ataques del PKK y diversas manifestaciones recorrieron Turquía pidiendo una operación transfronteriza.