Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Miles de argentinos salen a la calle para exigir conocer el paradero del "primer desaparecido" en democracia

Jorge Julio López, visto por última vez hace un año, fue un testigo clave para condenar a uno de los principales represores de la dictadura argentina

Con una decena de marchas en todo el país, miles de argentinos han salido a las calles para exigir conocer el paradero del albañil Jorge Julio López, al cumplirse un año de su desaparición tras testificar en un juicio contra un represor de la última dictadura militar.

Jorge Julio López, considerado el "primer desaparecido" desde el restablecimiento de la democracia argentina en 1983, fue visto por última vez hace un año, cuando salía de su casa de la ciudad bonaerense de La Plata para asistir a la audiencia en la que se leyó el veredicto del juicio contra el ex comisario Miguel Etchecolatz, condenado a prisión perpetua por delitos de lesa humanidad cometidos durante la dictadura argentina.

El testimonio de López, de 77 años, fue considerado decisivo para condenar a Etchecolatz, a quien el albañil había identificado como uno de sus torturadores. Jorge Julio López, ex militante de base de la unidad peronista de su barrio nacido en 1929 en La Plata, fue secuestrado el 21 de octubre de 1976, durante la dictadura militar, y encarcelado sin juicio previo.

Sin presencia de la familia

Una de las manifestaciones más multitudinarias fue convocada en la capital del país por las Madres y las Abuelas de Plaza de Mayo, que marcharon hasta la sede del Gobierno argentino. También se han celebrado actos en las ciudades bonaerenses de La Plata, Trenque Lauquen y Bahía Blanca, y en otras del interior del país como Santa Fe, Rosario, Bariloche, La Rioja y Santiago del Estero.

En ninguna de ellas participó la familia del septuagenario, que ha expresado que siente "bronca e impotencia" y ha insistido en que "no hay avances concretos en la investigación". "Estamos muy mal. Mi madre está destruida. Estamos en democracia y mi viejo está desaparecido. No lo podemos permitir como sociedad", ha señalado Rubén López, hijo de la víctima.

Por su parte, el Gobierno argentino ha segurado que durante este último año "no se han quedado quietas un solo segundo" las pesquisas para hallar a Jorge Julio López. Sin embargo, la causa por la desaparición de López no tiene detenidos, pese a que el Gobierno de la provincia de Buenos Aires dijo que fueron investigadas por su presunta relación con este caso 549 personas, en su mayoría miembros de fuerzas de seguridad y militares, en actividad y retirados.