Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Más de cincuenta supuestos talibanes muertos en dos ofensivas de la coalición y del ejército afgano

Los bombardeos se centraron en las provincias de Ghazni y Kandahar

Más de 50 supuestos combatientes talibanes han muerto desde el martes en dos enfrentamientos distintos en las provincias de Ghazni y Kandahar según sendos comunicados de la coalición internacional liderada por EE UU.

Las fuerzas afganas y de la coalición internacional bombaron, desde el martes por la tarde hasta el miércoles por la mañana, posiciones talibanes en la provincia de Ghazni. El jefe de policía de esta provincia ha confirmado a AFP que los combates han dejado alrededor de 30 muertos en el lado talibán.

La provincia de Ghazni es un bastión de los talibanes, donde secuestraron a un grupo de evangelistas surcoreanos, liberados la semana pasada, tras negociaciones con el gobierno de Corea del Sur.

Este ataque supone la segunda ofensiva de las fuerzas afganas y extranjeras desde la liberación de los surcoreanos: en la noche del lunes al martes, 16 talibanes murieron en otro combate, entre ellos el comandante rebelde responsable del secuestro de los rehenes, según Kabul.

Respuesta a ataques en Kandahar

Más al sudoeste, en la provincia de Kandahar, una veintena de supuestos talibanes murieron en bombardeos aéreos de la coalición, en respuesta a dos ataques a patrullas, según informó la coalición internacional en otro comunicado.

Soldados afganos y de la coalición sufrieron un primer ataque en el distrito de Shah Wali Kot, cuando se encontraban patrullando. Las tropas respondieron al ataque y pidieron apoyo aéreo, según la coalición. "Se llevaron a cabo ofensivas aéreas precisas contra posiciones enemigas identificadas desde donde se estaba lanzando fuego de ametralladores y granadas", explicó el comunicado, agregando que aproximadamente "una docena de insurgentes murieron".

Mientras, a unos 30 kilómetros de distancia, otro grupo de insurgentes atacó una patrulla conjunta, provocando una nueva ofensiva aérea contra sus posiciones, que acabó con otros seis milicianos muertos, según el citado texto.