Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las ruinas de Olimpia se salvan de los incendios de Grecia

La cifra de víctimas de la oleada de fuegos se eleva a 57

Un cámara de televisión camina junto a las llamas cerca de Zaharo, en el Peloponeso
Un cámara de televisión camina junto a las llamas cerca de Zaharo, en el Peloponeso REUTERS

Al menos 57 personas han muerto en Grecia por los incendios forestales que han seguido este domingo afectando al país por tercer día consecutivo. Sin embargo, esta cifra oficial podría aumentar en las próximas horas ya que según ha informado esta noche el director del Centro Nacional de Gestión de Sanidad, Panos Eftasiu los muertos son ya 60 y hay además un centenar de heridos, de los cuales 25 se encuentran en grave estado.

Por otro lado, el secretario general del Ministerio de Cultura, Christos Zahopoulos, ha dado esta tarde la primera buena noticia desde que el viernes comenzara una trágica orgía de fuego en la península del Peloponeso y en la isla de Eubea. Las ruinas y el museo arqueológico de Olimpia, donde se celebraron los primeros juegos olímpicos de la historia, "se han salvado" gracias a la acción de los bomberos.

Sin embargo, cinco vidas más, entre ellas las de dos bomberos, se han tenido que añadir a la trágica lista de víctimas de las llamas, que se eleva ya a 57 personas. Los cadáveres han sido hallados en la isla de Eubea, en la región de Mystro, cerca de Eretria. Otras dos personas están heridas. La rapidez con que avanzan las llamas sorprendió el viernes por la noche a los habitantes de los pueblos de las zonas afectadas, que no pudieron escapar. El viento y las altas temperaturas eran el alimento de unos incendios que han devorado miles de hectáreas de vegetación, casas, coches y pueblos enteros. Ya el viernes se contabilizaban decenas de fallecidos.

En la misma isla de Eubea, las regiones de Stira y Aliveri también han sufrido los efectos de las llamas. Varios pueblos han sido evacuados, numerosas casas han ardido y se han calcinado hectáreas de pinar y olivar. Por el momento, la ayuda de la UE, varios de cuyos miembros han enviado aviones o efectivos para luchar contra el fuego, no ha surtido el efecto deseado. Durante la jornada de hoy, cuatro hidroaviones franceses, dos italianos, unos 65 bomberos franceses y 60 chipriotas y seis vehículos cisterna han contribuido a la lucha contra el fuego. Mañana, se unirán dos Canadair españoles, tres hidrohelicópteros de Alemania, dos helicópteros suizos, otro noruego, otros tres de Holanda, uno de Rumanía y otro de Eslovenia, sumados a más equipos de Israel.

Los vaticinios optimistas de esta mañana, debido a la reducción del vigor de los vientos, se han visto rápidamente ensombrecidos por el brote casi simultáneo de 14 nuevos focos en menos de cuatro horas a partir del mediodía, según ha informado el portavoz del departamento de los bomberos, Nikos Diamantis.

Las llamas rozan Olimpia

La región más afectada continuaba siendo la península del Peloponeso, a 200 kilómetros al suroeste de Atenas, con cinco prefecturas en llamas (Corintia, Laconia, Arcadia, Mesinia e Ilias). Esta vez, los fuegos se dirigían velozmente hacia el sitio arqueológico de la Antigua Olimpia, con más de 2.500 años de historia, lugar de fama mundial donde se celebraban los Juegos Olímpicos de la Antigüedad, con su antiguo estadio y el templo dedicado al dios Apolo-Zeus y el museo arqueológico.

Según el canal Antena1, el fuego pasó rozando el recinto arqueológico, quemó el histórico monte de Cronio y se acercó al patio del Museo Arqueológico, que se salvó por los sistemas de riego artificial instalados en ocasión de los Juegos Olímpicos de Atenas 2004.

Otro foco en la prefectura de Corintia, en el noreste del Peloponeso, se acercaba peligrosamente al Teatro de Epidauro de la Antigüedad, y para su extinción se ha recurrido a la ayuda de seis hidroaviones Canadair franceses e italianos, junto con uno griego y un avión ruso Beriev 200.

El Gobierno, que declaró el sábado el estado de emergencia nacional, ha ofrecido recompensas de entre 100.000 y un millón de euros para cualquier información que conduzca a la identificación de posibles pirómanos causantes de esos fuegos. Además, ha anunciado ayudas a los afectados.