Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una ola de incendios forestales causa decenas de muertos en Grecia

Al menos 49 personas han fallecido en los 30 fuegos que arrasan el país.- Atenas recibe ayuda de la UE para extinguir el fuego

"Hoy es un día de duelo, de tragedia nacional", ha dicho el primer ministro heleno, Costas Caramanlis. La península griega del Peloponeso sigue inmersa en una catástrofe de fuego, con decenas de incendios activos que se han cobrado la vida de al menos 49 personas, según el Ministerio de Sanidad griego, y que están devastando la vegetación, las tierras de cultivo y varias localidades de la zona. El Gobierno griego ha decretado el estado de emergencia en todo el país y ha pedido ayuda de emergencia a la Unión Europea. Sobrepasada por la situación, Grecia ha pedido ayuda a la Unión europea para que le envíe medios para la lucha contra el fuego. España, Italia, Alemania y la propia UE ya han respondido a la petición griega con aviones y helicópteros.

La mayor tragedia ha ocurrido durante la noche, cuando las víctimas del fuego, algunos de ellos niños, se han visto atrapados por las llamas en sus pueblos. Esta mañana, los bomberos han hallado los cadáveres de decenas de personas en las zonas habitadas de las montañas de Tayetos y Parnonos, en el suroeste del Peloponeso. El número de víctimas ha ido aumentando a medida que los servicios de emergencia han podido acceder a las zonas calcinadas.

A mediodía de hoy, seguían activos unos 30 focos, aunque ayer se contabilizaron hasta 75, por lo que se impone la hipótesis de que han sido provocados. Sobre todo estaban localizados en la isla de Eubea, a unos 100 kilómetros de Atenas. Además del Peloponeso, se ha declarado otro incendio en el monte Imitos, en las afueras de Atenas.

Los vigorosos vientos que soplaban en las zonas afectadas han empeorado la situación y han obligado a reducir el uso de medios aéreos para extinguir los focos, que avanzaban en un frente de 40 kilómetros.

Los fuegos del Peloponeso se suman a los otros 3.000 incendios que se han declarado este verano en el país, que han calcinado una extensión de 100.000 hectáreas desde junio en varias partes de Grecia y que han causado otros 10 muertos. Un verano extremadamente caluroso ha contribuido al número y violencia de los incendios.

Ayuda europea

Hasta tal punto, que las autoridades griegas se han visto obligadas a pedir ayuda a la Unión Europea, para que envíe medios aéreos y de todo tipo que puedan sumarse a los griegos en la lucha contra el fuego. Dos aviones cisterna franceses han llegado esta mañana para unirse a los otros dos que llegaron ayer. Italia ha anunciado el envío de un avión cisterna Canadair, pese a que la propia Italia está sufriendo también un verano negro en cuanto a incendios se refiere. España enviará "dos aviones anfibios del Ministerio de Defensa", según han informado fuentes diplomáticas y de la Dirección General de Protección Civil y Emergencias. También ha ofrecido un avión Noruega y Alemania tres helicópteros, además de los medios ofrecidos por ciudadanos particulares.

A partir de esta mañana, unos 700 soldados griegos se han movilizado hacia el Peloponeso para ayudar a crear cinturones cortafuegos contra estos incendios.

El primer ministro, Costas Caramanlis, ha convocado una reunión extraordinaria con los ministros pertinentes para revisar la situación y todos los jefes de partidos de la oposición han cancelado sus campañas electorales debido a la catástrofe nacional y se han trasladado al Peloponeso, ya que hay elecciones legislativas en apenas dos semanas. Las críticas contra el Gobierno arrecian por la descoordinación de la respuesta al fuego y por la falta de instrucciones por parte de las autoridades locales a los cientos de pobladores que durante la noche del viernes quedaron aislados en sus pueblos, a pocos metros de las llamas.