Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Al menos 20 millones de desplazados por las inundaciones en el sur de Asia

Las organizaciones humanitarias advierten de que las reservas de comida y agua se están agotando en las zonas afectadas

Las lluvias monzónicas que están cayendo sobre el norte de India, Bangladesh y el sur de Nepal desde hace tres semanas han provocado al menos 20 millones de desplazados y causado más de 200 muertos. Cientos de pueblos se encuentran aislados por el agua. En algunas áreas los habitantes aseguran que se trata de las peores inundaciones de las últimas décadas. Las organizaciones de ayuda humanitaria han advertido de que las reservas de comida y agua se están agotando y de que cientos de miles de personas corren el riesgo de morir de hambre y por falta de agua potable.

En la India los estados más afectados son Bihar, Utta Pradesh y Assam, donde han muerto 125 personas y 12 millones han tenido que abandonar sus hogares. En Bihar se han instalado al menos 121 campos para albergar a los desplazados.

El norte de Bangladesh es otra de las zonas más afectadas por las lluvias. Ha habido 64 víctimas mortales y siete millones de personas se encuentran atrapadas por las aguas. Muchos de los ríos que transcurren por el norte de este país y de la India han subido más de nueve metros de su nivel habitual y se han desbordado.

Las inundaciones no han causado muertos en Nepal, pero miles de personas han huido de las provincias del sur al salirse de su cauce varios de los ríos que descienden desde el Himalaya. Desde el inicio del monzón, a mediados de junio, más de mil personas han muerto en el sur de Asia.

Las autoridades creen que el número de muertos podría aumentar a medida que lleguen noticias de las zonas más remotas. Se calcula que 5 millones de hectáreas de tierra de cultivo se encuentran bajo las aguas.

El agua potable, alimentos y ayuda médica son las prioridades en estos momentos, según informa el corresponsal de la BBC en la región, Damian Grammaticas. Tan sólo una pequeña parte de los afectados está recibiendo en estos momentos ayuda gubernamental o de organizaciones humanitarias debido a las dificultades de acceso a los lugares afectados y a la incipiente escasez tanto de agua potable como de alimentos.