Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Balas perdidas en Rio

Brasil es lider en el tráfico de armas en América Latina

Aumenta en Rio de Janeiro el fenómeno de la llamada "bala perdida". De enero a mayo de este año, 546 personas fueron víctimas de balas perdidas resultando heridas o muertas. El número puede ser mayor. Esa cifra se refiere a las personas atendidas en los hospitales públicos. En el mismo periodo del 2006, la cifra habia sido de 436, lo que indica un aumento de la criminalidad y de la detención de armas por parte de los traficantes de droga.

Brasil ocupa hoy el primer lugar en el tráfico de armas de América Latina, manejadas sobretodo por el eje del narcotráfico Rio-São Paulo. Según datos de la policia federal citados por el diario O Dia, más del 70% de las armas de fuego vendidas en Paraguay tienen a Brasil como destino.De ellas, la mayoria va a parar a las 688 favelas de Rio. El 70% de las armas extranjeras secuestradas por la policia a los traficantes de droga este año habian pasado por Paraguay.

Según la policía, por cada arma secuestrada en el pais otras 30 entran ilegalmente. Los traficantes de drogas compran un fusil 7.62 por 30.000 reales; un AR-15, calibre 5.56 por 15.000. Una amtralladora punto 30 llega a 40.000 reales y una suametralladora de 9 milímetros, 5.000 reales. Según la policia es dificil saber cuantas armas están escondidas en las favelas. Las más armadas son las de la favela Alemão y de la Rocinha, que podrian tener hasta cien fusiles ademas de granadas y otras armas, cada una.

El problema de las balas perdidas, que se cobran unas dos víctimas por dia en Rio, deriva de la localización de la mayoria de las favelas colocadas en los morros de la ciudad. Según Ronaldo Leão, director del Núcleo de Estudios estratégicos de la Universidad Fluminense (UFF) algunos lugares "no tienen ni un metro fuera del rayo de una posible bala perdida".

La bala perdida puede llegarte de cualquier parte. El 4 de diciembre pasado la profesora de portugués y Francés, Clarise Mesquita, de 26 años, estaba en una fiesta de boda en un ático del barrio Tijuca, cuando fue alcanzada en la cabeza por una bala de fusil AR-15. Estuvo internada un mes y acabó falleciendo. Una señora en la calle Citiso, en el barrio de Rio Comprido, del norte de la ciudad estaba apoyada el 24 de enero, en la pared cuando por la ventana le entró una bala perdida. Se salvó sólo porque en ese momento se separó de la pared, por casualidad, donde se incristó la bala. El 17 de junio de este año, el ingeniero Ailtopn Lopes Moreira, de 53 años fue alcanzado por una bala perdida mientras ponia gasolina.

Generalmente las balas perdidas salen de los fusiles o ametralladoras de bandos rivales que en las favelas y, a veces, en las calles de la ciudad, se disputan las zonas de venta de drogas.