Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

120 heridos de mentira

Casi 500 expertos en emergencias participan en el simulacro de una explosión en un centro comercial de Pozuelo

Casi 500 profesionales especializados en situaciones de emergencias, entre enfermeros, médicos, bomberos y policías, han participado hoy en un simulacro de explosión en un centro de ocio de Pozuelo de Alarcón con 120 heridos de mentira. El ejercicio era parte del examen final de 200 alumnos del título de Experto Universitario en Urgencias y Emergencias de la Escuela de Ciencias de la Salud del Consejo General de Enfermería de España. La deflagración, que era fortuita, no ha dejado ningún muerto.

A las 11.30 horas de la mañana, se producía una explosión en el centro comercial y ocio Kinépolis de la localidad, que a su vez, originó varios focos de incendios. La fuerte detonación causó el pánico entre las personas que a esa hora hacían sus compras en el centro, lo que provocó una avalancha humana en la que más de 120 personas resultaran heridas por quemaduras y traumatismos.

Aunque todo era fingido y la sangre, maquillaje, los 300 jóvenes que aspiraban a convertirse en enfermeros de emergencias y el resto de profesionales del servicio SUMMA 112 de la Comunidad de Madrid y de los cuerpos de Seguridad de la Policía Local y de los Cuerpos de Salvamento y Socorrismo-Bomberos del Ayuntamiento de Pozuelo de Alarcón; así como los servicios de Protección Civil del Ayuntamiento de Villanueva del Pardillo se lo tomaban muy en serio.

"Al principio 'acojona' un poco"

Los participantes tardaron en torno a 30 minutos en completar el ejercicio, que incluía la clasificación de las víctimas según su gravedad, la aplicación de un primer tratamiento, el traslado de los heridos a hospitales de campaña e, incluso, en el caso de un chica gravemente herida, su traslado en helicóptero a un hospital. En total, han participado 13 vehículos asistenciales de emergencias sanitarias, un camión de catástrofes, camiones de bomberos, un hospital de campaña y un helicóptero de salvamento cedidos por la Consejería de Sanidad y Consumo de la Comunidad de Madrid, y los ayuntamientos de Pozuelo de Alarcón y Villanueva del Pardillo.

Una de las enfermeras coordinadoras del ejercicio Mercedes Ugalde ha explicado la necesidad de "reconocer" en España la labor de los enfermeros que se dedican a trabajar en situaciones de emergencias. "En la calle no estás tan protegido como en el hospital, casi siempre estás solo, no tienes más compañeras que te ayuden, y hay que saber", ha indicado. Para Ugalde, en España, y más concretamente, en Madrid, existe "uno de los servicios de emergencias y hospitalarias más importantes a nivel europeo", pero todavía queda reconocer el papel de los enfermeros porque es "indiscutible que para atender a un paciente crítico es necesario que haya un enfermero".

Por su parte, las alumnas de Enfermería que participaban en el ejercicio han defendido las virtudes de entrenarse en ejercicios de este tipo. "Al principio 'acojona' un poco, pero es bueno porque en el fondo te ponen un poco en lo que es la realidad", ha explicado Irene, que atendía a una chica con un posible (pero falso) traumatismo abdominal. Otra participante, Sara, afirmó que el simulacro resultaba "muy interesante" para ir practicando. "Es una manera de poner en práctica una situación en la que nos podemos encontrar en la vida real en un futuro", ha concluido.