Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Al Fatah rechaza cualquier diálogo con Hamás tras perder Gaza

El Cuarteto para Oriente Próximo apoya al presidente palestino Abbas.- Los enfrentamientos entre facciones palestinas han dejado en la última semana 116 muertos y 550 heridos

Gaza / Ramala / Jerusalén

El presidente palestino Mahmud Abbas sigue recibiendo el respaldo internacional tras tomar Hamás el control total de Gaza. Los integrantes del Cuarteto para Oriente Próximo (la Unión Europea, Naciones Unidas, Estados Unidos y Rusia) han analizado este viernes la situación de violencia y han expresado su "claro apoyo" al presidente palestino y líder de Al Fatah. Al Fatah ha rechazado esta tarde cualquier tipo de diálogo con Hamás. Tras disolver ayer el Gobierno y declarar el estado de emergencia en los territorios palestinos, Abbas ha nombrado un nuevo primer ministro.

El alto representante de la Política Exterior europea, Javier Solana, el secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon, la secretaria de Estado de EE UU, Condoleezza Rice, y el ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, han mantenido conversaciones para acordar una posición común sobre la crisis. El también llamado Cuarteto de Madrid ha subrayado su respaldo a Mahmud Abbas y a su decisión de nombrar como primer ministro del Gobierno "de emergencia" al hasta ahora titular de Finanzas, Salam Fayyad, ha dicho la portavoz de Solana, Cristina Gallach.

"Culpable esencial"

Los componentes del Cuarteto han coincidido en su "gran preocupación" por la situación humanitaria y esperan una pronta estabilidad de la situación en los territorios, la suficiente como para poder reanudar las tareas de ayuda suspendidas por la escalada de violencia. Por su parte, Israel y EE UU estudian la forma de reforzar con dinero la posición de Abbas y aislar a Hamás. Por su parte, el jefe de Hamás, Jaled Mechaal, ha dicho esta tarde que la comunidad internacional es la "culpable esencial" de la crisis palestina.

En realidad, Abbas sólo tiene poder en Cisjordania, ya que Gaza ha caído totalmente en manos de Hamás tras una ofensiva de menos de una semana que se ha cobrado la vida de más de un centenar de personas. En vista de la situación, el presidente palestino disolvió el jueves el Gobierno de unidad, pero el primer ministro, Ismail Haniya, se declaró en rebeldía: consideró "precipitada" la disolución y anunció que seguirá con el Gobierno de unidad nacional. En un intento de apaciguar los ánimos, Haniya ha llamado este viernes a los suyos a la calma y a no saquear los inmuebles de Al Fatah. Además, ha lanzado una llamada al diálogo con Abbas para volver a poner en pie un Gobierno de unidad entre Hamás y Al Fatah.

Nuevo primer ministro

Abbas ha respondido con el nombramiento de un nuevo primer ministro. El abogado independiente Salam Fayyad será el jefe de un Gobierno de emergencia, según han declarado fuentes oficiales palestinas. Hamás ha afirmado que la elección de Fayyad es "contraria a todas las leyes palestinas" y que es un "golpe de Estado contra la legalidad". Los enfrentamientos entre palestinos han dejado en la última semana un balance de 116 muertos y 550 heridos, según el Comité internacional de la Cruz Roja.

Ante esta situación, la presidencia alemana de la UE ha expresado todo su apoyo a Abbas y a su decisión de disolver el Gobierno y ha condenado la ofensiva de Hamás "y la muerte de civiles inocentes", según ha declarado el portavoz del Ministerio Alemán de Exteriores, Martin Jäger.

Además, ha expresado la "extrema preocupación por las consecuencias humanitarias", por lo que llama a "todas las partes a facilitar el aprovisionamiento de la población de Gaza" y a "aceptar las decisiones tomadas por Abbas para contribuir a apaciguar la situación". La Comisión Europea también ha expresado su total apoyo a Abbas, "el legítimo presidente de todos los palestinos", a quien insta a que haga "todo lo que esté en su mano para resolver la situación a través del diálogo y a trabajar hacia la unidad y la reconciliación nacional".

Por su parte, el primer ministro israelí, Ehud Olmert, y el presidente de EE UU, George W. Bush, estudian una serie de "gestos" rápidos, incluyendo la liberación de los fondos de los impuestos de la Autoridad Palestina que Israel retiene, para reforzar a Abbas y aislar internacionalmente a Hamás y forzar su colapso económico. Para ello, esperan que Abbas nombre un nuevo Gobierno sin presencia de miembros de Hamás. "Si se crea un Gobierno de emergencia sin participación de Hamás, entonces los fondos serán liberados", ha declarado un responsable israelí cercano a las discusiones.

Calma en Gaza

Mientras, la franja de Gaza ha amanecido en calma después de casi una semana en la que los disparos y explosiones han sido la nota dominante. Las armas parecen haber callado una vez que Hamás ha logrado echar literalmente del territorio a la facción rival y se ha hecho con todos los resortes del poder en la zona. Ya no hay combates porque nada queda en manos de Al Fatah y, salvo esporádicos disparos al aire, reina la calma y los civiles han comenzado tímidamente a salir de sus casas. Las barricadas han desaparecido y los coches circulan libremente.

Las banderas de Hamás ondean en los edificios antes controlados por los fieles a Al Fatah y los milicianos islamistas campan a sus anchas por estas sedes, incluida la más simbólica, Al Muntada, el complejo presidencial que albergaba las oficinas del presidente Abbas y de su movimiento. También han sido ocupadas y saqueadas las residencias de responsables de Al Fatah que han abandonado la zona o han sido capturados.

Algunos de los altos mandos de al Fatah que habían sido capturados por Hamás han sido puestos en libertad y entregados a Ahmed Heles, un líder de Hamás en la franja. Muchos otros miembros del movimiento han huido a Egipto, donde se han entregado a las autoridades del país.

Israel separa a los presos de Hamás y Al Fatah

Las Instituciones Penitenciarias de Israel han tomado la decisión de separar a los presos palestinos pertenecientes a Hamás y Al Fatah, después de que los servicios de Inteligencia advirtieran de la posibilidad de que los enfrentamientos entre ambas facciones se trasladen también a las cárceles israelíes que acogen a presos palestinos de ambos bandos.

Según informa el diario israelí Haaretz, es la primera vez que las autoridades carcelarias en Israel separan a los presos en un plazo de tiempo tan exiguo sin que se hayan registrado con anterioridad incidentes violentos dentro de las células.

A primera hora de la mañana de este viernes, alrededor de 1.200 presos de Al Fatah, fueron separados de 800 miembros de Hamás en la cárcel de Ketziot, mientras que 900 agentes de seguridad presos, la mitad de ellos pertenecientes a Al Fatah, fueron segregados de los internos de Hamás en la cárcel de Ofer. Las autoridades hebreas han reforzado el contingente de agentes de seguridad que vigilan ambas prisiones en un intento por impedir el desarrollo de cualquier incidente violento en su interior.

Más información