Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Congreso de Ecuador aprueba una ley que abre el país a la banca extranjera

La nueva normativa limita los intereses

El Congreso de Ecuador aprobó ayer, con diversos cambios al texto del Gobierno, el proyecto de Ley de Regulación al Costo Máximo Efectivo del Crédito, que abre el sistema financiero a entidades internacionales y limita los intereses de la banca.

La ley se discutió en una sesión maratoniana, que se inició a las 17.00 (hora local) del miércoles y finalizó cerca de las 3 de la madrugada del jueves y ahora deberá ser estudiada por el presidente del país, Rafael Correa, quien también podría vetarla total o parcialmente y devolverla al Congreso.

La aprobación se produjo tras un enfrentamiento mediático del Gobierno con la banca privada y sectores empresariales, que se oponían al texto presentado el pasado 18 de mayo por el Ejecutivo, que la denomina Ley de Justicia Financiera.

En los primeros artículos de la ley se señala que las entidades estatales implicadas deberán promover la libre competencia en el sector financiero, con la participación de entidades internacionales en igualdad de condiciones con las locales. Hasta ahora, los pocos bancos extranjeros establecidos en Ecuador se dedican a transacciones internacionales y no tienen participación en el sistema financiero nacional, monopolizado por entidades locales.

La ley establece también normas para asegurar la competencia en el sector financiero, la eliminación de comisiones en los créditos y límites en la tasa. También impone condiciones que facilitan el crédito a agricultores, ganaderos y pequeños empresarios.

Los legisladores decidieron ratificar al Banco Central como el organismo regulador de las tasas de interés, y a la Superintendencia de Bancos como ente controlador de la banca.

Durante la discusión de la ley, el miércoles, el Gobierno pidió en la cadena nacional de radio y televisión su aprobación por el Congreso. Luis Maldonado, representante del Gobierno en la Junta Bancaria, negó que la ley, enviada a la Cámara el 18 de mayo por el Ejecutivo, vaya a producir un crisis como la de 1999 ?que, entre otros efectos, provocó una emigración masiva, que se calcula en unos dos millones de los 13,5 millones de ecuatorianos en ocho años?, como aseguran la Asociación de Bancos Privados y las cámaras de la producción.

La ley, explicó Maldonado, va a servir para reducir el costo de los créditos y hacer más transparente el mercado financiero. Maldonado recordó que, según datos oficiales, el sistema financiero ecuatoriano ofrecía créditos que en algunos casos alcanzaban el 73% de interés, sumadas comisiones, una tasa desproporcionada en una economía dolarizada.

"Los banqueros están asustados, porque ven que por primera vez se está afectando una parte de sus ingresos", dijo Maldonado.