Bush dice que "ya es hora" de que la ONU apruebe el plan de independencia para Kosovo

El presidente de EE UU mantiene su primera reunión con el Papa

Roma / Varsovia - 09 jun 2007 - 15:18 UTC
El Papa Ratzinger recibe la presidente de EE UU, George W. Bush
El Papa Ratzinger recibe la presidente de EE UU, George W. BushAP

El presidente de EE UU, George W. Bush, ha dicho hoy desde Roma que "ya es hora" de aprobar el plan de la ONU que contempla una independencia supervisada para la provincia serbia de Kosovo, pese a la oposición de Rusia. En una primera rueda de prensa al término de su reunión con el primer ministro italiano Romano Prodi , Bush ha lamentado los continuos retrasos en la aprobación de ese plan y ha dicho haberle comunicado al presidente de Rusia, Vladímir Putin, que "ya es hora" de resolver el futuro de Kosovo.

Más información

Así, Bush ha urgido al Consejo de Seguridad a aprobar el plan elaborado por el enviado especial de la ONU, el ex presidente de Finlandia Martti Ahtisaari, para otorgar la independencia supervisada a esa provincia serbia de mayoría albanesa. "Tiene que haber una fecha límite. Esto tiene que suceder", ha enfatizado Bush, que mañana será el primer presidente de EE UU en visitar Albania.

"Ahora es el momento de avanzar con el plan Ahtisaari. Ha habido una serie de retrasos. Se dijo que se necesitaba más tiempo para trabajar en una resolución del Consejo de Seguridad", ha insistido. "Nuestra opinión es que el tiempo se ha acabado", ha recalcado.

Rusia, el aliado tradicional de Serbia, ha amenazado con usar su poder de veto en Naciones Unidas para bloquear cualquier resolución que lleve a la independencia de Kosovo. Bush señaló que es necesario "garantizar que los serbios tienen una forma de avanzar, y una forma de avanzar es potencialmente su entrada en la Unión Europea". En nombre de EEUU "yo puedo hablar con los serbios sobre desarrollo económico y puedo hablar sobre unas mejores relaciones" con Washington, ha ofrecido Bush.

"Una experiencia conmovedora"

Horas antes, Bush ha mantenido su primer encuentro con el Papa Benedicto XVI en el Vaticano, una entrevista que ha tildado de "experiencia conmovedora". Ambos mandatarios han hablado sobre la situación de los cristianos en Irak. El Pontífice "expresó su gran preocupación sobre la situación" de esa minoría religiosa y su temor de que "la sociedad que emerge no tolere la religión cristiana", ha reconocido el mandatario estadounidense. Además, el Pontífice ha pedido a su anfitrión norteamericano que impulse una "solución dialogada" a los conflictos que "desgarran" Oriente Próximo.

El Papa ha departido con Bush por espacio de 35 minutos en el despacho privado del Pontífice, en el palacion apostólico. El presidente de EE UU ha informado a Ratzinger de que la cumbre del G-8 ha sido "un éxito". "Ha habido muchas opiniones diferentes, pero ha estado bien", le ha dicho Bush al Papa. El presidente de EE UU y el pontífice, de 80 años, comparten puntos de vista en cuestiones de moralidad católica, tales como el aborto la eutanasia, pero están divididos sobre la guerra de Irak, que el predecesor de Benedicto XVI, Juan Pablo II, trató de evitar.

El pasado día uno de junio, Bush declaró a un periódico italiano que su intención era "principalmente, escuchar" al Papa. También dijo que estaba ansioso por conversar sobre los cambios registrados en China y el futuro de una Cuba sin Castro.

Bush y Kaczynski en Polonia
Bush y Kaczynski en Polonia
En Roma se han convocado manifestaciones para protestar por la visita del presidente estadounidense y su política en IraqATLAS

"Estoy contento de estar con usted, Señor"

El presidente de EEUU, George W. Bush, se confundió hoy al llamar "Señor" en lugar de "Su Santidad" al Papa Benedicto XVI, como establece el protocolo.

"Estoy contento de estar con usted, Señor", dijo Bush al ser recibido por el Papa en unas palabras que escucharon los fotógrafos y periodistas a los que se permitió brevemente entrar a la Biblioteca Privada del Papa, donde tuvo lugar el encuentro.
La confusión protocolaria estuvo precedida por un pequeño incidente cuando la limusina en la que viajaban Bush y su esposa Laura hacia el Vaticano sufrió un problema mecánico y se detuvo unos instantes, sin que ello afectara al dispositivo de seguridad.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50