Los candidatos republicanos critican a Bush por la guerra de Irak y la inmigración

Dos aspirantes reconocen que votaron a favor de la invasión sin leer los informes del servicio de Inteligencia, en el debate celebrado esta noche

El futuro de las tropas estadounidenses en Irak, la reforma migratoria y las críticas al presidente de EEUU, George W. Bush, han centraron este martes un nuevo debate entre los 10 candidatos republicanos a la presidencia de EEUU.

El debate, que se inició a las 19.00 hora local (23.00, hora española) y tuvo una duración de dos horas, se celebró en la localidad de Manchester (Nueva Hampshire).

La mayoría de los aspirantes a ocupar un día la Casa Blanca dirigieron sus críticas contra Bush por su gestión de la guerra de Irak y de la inmigración y por su forma de gobernar.

Los candidatos que participaron fueron Tom Tancredo,representante de Colorado; el ex alcalde Nueva York Rudolph Giuliani; el ex gobernador de Texas Tommy Thompson; el ex gobernador de Virginia Jim Gilmore; los legisladores Duncan Hunter y Ron Paul; e senador John McCain; el ex gobernador de Arkansas Mike Huckabee; el ex gobernador de Massachusetts Mitt Romney y el senador Sam Brownback.

Thompson dijo que nunca enviaría a Bush a las Naciones Unidas."Yo desde luego no le enviaría a las Naciones Unidas", dijo Thompson, mientras que McCain le criticó por su gestión de la guerra en Irak.

Romney indicó de que cuando Estados Unidos invadió Irak, el 19 de marzo de 2003, su país no estaba "preparado" y tampoco "lo suficientemente planeado", si se tiene en cuenta la espiral de violencia en que se ha hundido el país árabe después de que el dictador Sadam Husein fuera derrocado y ahorcado.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Otra de las críticas a Bush se expresó por boca de Hunter, quien señaló que a la hora de erigir un muro de seguridad en la frontera con México "el Gobierno se lo está tomando con calma". En el debate, moderado por el periodista de la cadena estadounidense de televisión CNN Wolf Blitzer, otros de los temas destacados fue el de Irak.

A la guerra sin leer los informes

La noticia en relación a esta guerra surgió prácticamente al inicio de la discusión cuando McCain y Brownback reconocieron que votaron a favor de la invasión de Irak sin haber leído antes el documento sobre dicho país elaborado por el Consejo Nacional de Inteligencia de EEUU.

La Estimación Nacional de Inteligencia (NIE por sus siglas en inglés), nombre técnico del documento, señalaba que Irak mantenía importantes cantidades de armas de destrucción masiva, y fue usado con profusión por Bush y su gobierno para justificar la necesidad de invadir ese país.

Esa admisión de McCain y Brownback provocó la crítica de Gilmore, quien no dudó en asegurar que los congresistas deberían "leer ese tipo de material". El único congresista sobre el escenario en admitir que lo había leído fue Hunter.

Uno de los momentos más emotivos se produjo cuando una señora del público les preguntó sobre Irak, donde su hermano murió ocho días antes de su fecha de regreso a EEUU. Su pregunta provocó la gratitud de alguno de los candidatos, quienes les dieron las gracias a su familia por sacrificarse por el país.

En general, todos ellos defendieron la guerra aunque McCain aprovechó para señalar que se ha administrado mal la etapa posterior a la invasión. Por otro lado, el representante por California Duncan Hunter no dudó en asegurar que autorizaría un ataque estadounidense contra las instalaciones nucleares iraníes, en caso de que no hubiera otras opciones.

Discordia sobre la inmigración

Mientras que McCain hizo una encendida defensa de la actual reforma migratoria y dijo que si al resto de sus compañeros no les gustaba la reforma que le ofrecieran "una idea mejor", Giuliani la llamó "el típico lío de Washington". Romney dijo que era "injusta" la propuesta de que los alrededor de 12 millones de ilegales que viven en EEUU obtengan un estatus legal.

También los seguros de salud y la necesidad de reducir el precio de los medicamentos fueron otros de los temas más discutidos por los aspirantes a la candidatura presidencial de los republicanos.

Uno de los asistentes al debate les explicó a los aspirantes republicanos a la Casa Blanca que tenía un conocido que volaba a España a adquirir uno medicamento porque le costaba una cuarta parte de lo que pagaba en EEUU por el mismo.

La anécdota de la jornada llegó cuando el ex alcalde de Nueva York contestaba a los comentarios realizados recientemente por un líder religiosos que le comparaba a Poncio Pilatos. Al responder, los rayos y truenos que había en el exterior del recinto de la Universidad de San Anselmo causaron un pequeño corte en el sonido del micrófono de Giuliani.En ese momento, el ex primer edil de Nueva York aseguró que para alguien que se había educado en colegios religiosos "esto es algo que asusta".

Nueva Hampshire es el segundo estado por orden cronológico que celebrará sus primarias el próximo enero y donde el domingo pasado los postulantes demócratas celebraron otro debate, en el que Irak también fue tema destacado.

AP

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS