Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Retirados los cargos contra el canadiense de Guantánamo Omar Khadr

El preso fue detenido en Afganistán con sólo 15 años y ha pasado los últimos cinco en la base estadounidense en Cuba

Washington / Guantánamo

El tribunal militar estadounidense encargado de juzgar al canadiense Omar Khadr, detenido en Afganistán cuando tenía sólo 15 años y que ha permanecido los últimos cinco internado en la base de Guantánamo (Cuba), ha decidido retirar los cargos en su contra. El motivo, que el caso de Khadr, acusado de matar con una granada a un militar norteamericano en 2002, no está sujeto a la nueva jurisdicción militar establecida por Bush el año pasado.

El juez, teniente coronel Peter Brownback, ha dado a conocer la decisión nada más comenzar la vista. Khadr, que ha comparecido con el traje verde oliva que llevan los presos de Guantánamo, unas sandalias y una desaliñada barba, se enfrentaba a los cargos de asesinato, intento de asesinato, conspiración y apoyo al terrorismo. "Las acusaciones son retiradas sin perjuicio alguno", ha asegurado Brownback.

Khadr fue considerado un "combatiente enemigo" por un jurado militar en Guantánamo en 2004, pero al no ser catalogado como "combatiente enemigo ilegal" le han sido retirados los cargos. La Ley de Comisiones Militares, firmada por el presidente de EE UU, George W. Bush, en 2006 después de que el Tribunal Supremo rechazara el sistema previo, contempla que sólo los prisioneros clasificados como "combatientes enemigos ilegales" pueden ser juzgados por tribunales militares en Guantánamo. Sin embargo, el juez no ha descartado la posibilidad de que Khadr pueda volver a ser juzgado en caso de que fuera reclasificado como "combatiente enemigo ilegal" por un tribunal. Y la retirada de los cargos contra él no implica que sea puesto en libertad.

Khadr tenía 15 años cuando fue detenido en 2002 en Afganistán después de un intercambio de disparos entre supuestos miembros de Al Qaeda y el Ejército de EE UU. En el incidente, el entonces adolescente sufrió heridas y presuntamente mató a un soldado norteamericano con una granada.

Varios grupos de derechos humanos han denunciado que Khadr ha sido maltratado en Guantánamo. "El trato que ha recibido en los últimos cinco años ejemplifica la indiferencia de Estados Unidos por la legislación internacional en su 'guerra contra el terrorismo", denunció en marzo pasado Amnistía Internacional en un comunicado. "A menos que las autoridades le procesen en un tribunal civil, teniendo en cuenta su edad en el momento de la comisión de los supuestos delitos, deberían devolverlo a Canadá", añadía la organización defensora de los derechos humanos.