Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hamás y Al Fatah incumplen un nuevo alto el fuego con la reanudación de los combates en Gaza

Los choques armados entre las facciones palestinas han dejado al menos 16 muertos en las últimas horas

El asesinato de un militante de Al Fatah esta noche en Gaza por disparos de milicianos de Hamás ha dejado en papel mojado la tregua declarada dos horas antes por el movimiento islamista palestino. Otro intento fallido de cese de las hostilidades entre las facciones palestinas rivales que, con la caída de la noche, han reanudado los combates por las calles de Gaza.

Los enfrentamientos cada vez más violentos entre milicianos de Hamás y las fuerzas de seguridad de Al Fatah han convertido Gaza en un escenario dramático y con un aspecto desolador. En sus calles, que habitualmente soportan un tráfico intenso, apenas circulan coches. A esto se une una huelga de basuras que dura ya ocho días. Pero lo que predomina es el fatalismo entre la población que no ve una solución posible a corto plazo. Uno de los episodios de violencia acaecidos en la jornada de hoy refleja la confusión que reina en Gaza, cuando milicianos de Hamás han matado por error a cinco de los suyos.

Los expertos creen que los enfrentamientos van a durar unos días más, después vendrá un periodo de calma, pero seguirá sin solucionarse nada. El problema radica en que ambas facciones no se ponen de acuerdo en cómo organizar los cuerpos de seguridad. Al Fatah parece no haber aceptado la derrota en las elecciones, a lo que se une la excesiva fuerza con la que se emplea Hamás. El ataque de la pasada madrugada a la residencia del jefe de Seguridad Preventiva, Rashid Abu Shbak, en el que han muerto seis guardias leales a Abbas, es un mensaje claro en esa dirección.

Los enfrentamientos entre milicianos islamistas de Hamás y nacionalistas de Al Fatah han causado 15 muertos. El número de fallecidos en las últimas 24 horas asciende a 29. Además, hombres armados han disparado y herido también en Gaza a un relevante funcionario egipcio que se encontraba allí vigilando el alto el fuego entre Al Fatah y Hamás, según fuentes oficiales de la eguridad palestina. El funcionario egipcio formaba parte de un equipo implicado en la mediación para la tregua y en el intento de poner fin a los combates. La víctima caminaba con el portavoz del Gobierno de unidad entre Hamas y Al Fatah, Ghazi Hamad, que salió ileso.

Ataque aéreo de Israel

A este escenario de caos se ha sumado en las últimas horas un tercer protagonista, Israel, que ha bombardeado un campo de entrenamiento de fuerzas de seguridad de Hamás en Rafah, ciudad fronteriza con Israel. Al menos cuatro milicianos han muerto y otros 14 han resultado heridos,según fuentes oficiales palestinas. Es la respuesta israelí al lanzamiento de cohetes de fabricación casera desde Gaza a su territorio. Desde la noche del martes se han lanzado 23 proyectiles, causando 30 heridos.

Israel teme que la crisis en los territorios palestinos afecte a su seguridad. Por ello, el primer ministro Ehud Olmert y su ministro de Defensa, Amir Peretz, se reunirán esta tarde con responsables militares para estudiar la situación. "Israel no tiene intención de intervenir en los choques internos en la franja (de Gaza), pero no vamos a tolerar que estos enfrentamientos afecten a la seguridad de los residentes en Israel", ha dicho Peretz.

En este contexto, el ministro de Asuntos Estratégicos, Avigdor Lieberman, ha llamado hoy al Gobierno a invadir la franja de Gaza para poner fin a la "ruleta" en la que se encuentran 25.000 habitantes de la ciudad de Sderot por los ataques palestinos. En declaraciones a la radio pública, Lieberman, líder del Partido ultranacionalista Israel Beiteinu, ha declarado que el Ejecutivo a cargo de Ehud Olmert transmite la impresión de que es "incapaz de tomar una decisión para defender a esos habitantes".

En medios militares se justificaba la política de contención ordenada por el primer ministro israelí, Ehud Olmert, por considerar que se trata de una provocación para "arrastrar al Ejército", pues una invasión militar pondría fin a la lucha entre Hamas y Al Fatah, "para combatir contra el enemigo común".