Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Arabia Saudí detiene a 170 presuntos miembros de Al Qaeda que preparaban atentados suicidas

Las autoridades saudíes aseguran que algunos de los arrestados habían recibido clases de pilotaje para estrellar aviones contra plantas petrolíferas

Las fuerzas de seguridad de Arabia Saudí han detenido hoy a 170 presuntos militantes de Al Qaeda que planeaban atentados suicidas en el reino saudí, según ha informado en un comunicado leído por televisión el ministro del Interior del país árabe, el príncipe Najib bin Abdelaziz.

El ministro ha asegurado que algunos de los detenidos habían recibido entrenamiento como pilotos en el extranjero para cometer atentados suicidas contra instalaciones petrolíferas del país. Además, la policía se ha incautado de un importante arsenal y de más de 5 millones de dólares en efectivo. Los presuntos terroristas estaban organizados en siete grupos o células con capacidad para operar por separado, según la policía. "Algunos habían comenzado a recibir entrenamiento en el uso de armas, y otros habían sido enviados a otros países para estudiar nociones de aviación para llevar a cabo ataques terroristas dentro del reino", reza la nota del Gobierno saudí.

"La red desarticulada es la mayor trama terrorista diseñada para desestabilizar la seguridad en Arabia Saudí, lo que pretendían alcanzar con ataques a bases militares y pozos petrolíferos", ha explicado

Mansur al Turki, portavoz del ministerio, en una posterior rueda de prensa. Turki ha dicho que parte de los detenidos poseen la nacionalidad nigeriana y yemení. Algunos de los detenidos confesaron que habían sido entrenados militarmente, también fuera del reino saudí, "para participar en conflictos regionales y después regresar para cumplir con sus misiones criminales".

Morteros y lanzacohetes

Entre el arsenal incautado, que ha sido mostrado por la televisión pública saudí, hay pistolas, morteros y lanzacohetes, además de ametralladoras, fusiles y otras armas automáticas. La mayoría de las armas estaban ocultas bajo tierra, escondidas en tubos y bolsas de plástico.

El Ministerio del Interior considera que entre los arrestados se encuentran los autores del ataque de febrero del año pasado contra la refinería de Abqaiq, en el este del país y considerada como el mayor centro de procesamiento de petróleo del mundo.

La operación supone un éxito sin precedentes para las fuerzas de seguridad saudíes en su campaña contra miembros vinculados a la red Al Qaeda, que pretenden derrocar a la familia real de los Saud, a la que acusan de corrupción.

Trasladado a Guantánamo un líder de Al Qaeda detenido a finales de 2006

El Pentágono ha anunciado la detención, a finales del año pasado, de un destacado dirigente de la rama de Al Qaeda en Irak y su traslado, en fecha no precisada, al campo de prisioneros de Guantánamo, en Cuba. Según una fuente del Departamento de Defensa, Abd al Hadi al Iraqi fue capturado durante una operación en la que "participaron muchas personas en más de un país".

El Pentagono informa en un comunicado que Al Hadi estuvo involucrado en un intento de asesinato del presidente de Pakistán, Pervez Musharraf. El texto añade que antes de ser trasladado a Guantánamo, Al Hadi "estuvo bajo custodia de la Agencia Central de Inteligencia (CIA)".

Según el portavoz del Pentágono, Bryan Whitman, el detenido tiene lazos con importantes líderes terroristas de Afganistán y Pakistán. El funcionario estadounidense ha dicho que el sospechoso es "uno de los líderes de Al Qaeda situado más arriba en la lista" de los más buscados. "Está asociado a líderes de grupos extremistas aliados con Al Qaeda en Afganistán y Pakistán, incluido los talibanes". Whitman ha explicado que Al Hadi Intentaba retornar a su país, Irak, "para manejar los asuntos de Al Qaeda y posiblemente dirigir operaciones fuera de Irak contra objetivos occidentales".

Más información