Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un terrorista se cuela en la zona de máxima seguridad de Bagdad y mata a ocho personas en el Parlamento

Una veintena de personas han resultado heridas por la explosión del 'kamikaze', que se ha producido a la hora del almuerzo en un lugar de uso restringido para los congresistas y sus ayudantes

Un terrorista suicida ha hecho estallar el cinturón de explosivos que portaba en el interior de la cafetería del Parlamento iraquí, en el momento en que almorzaba allí gran número de diputados, según fuentes oficiales iraquíes. "Varias personas han resultado heridas, incluidos miembros del Parlamento y algunos empleados", ha señalado el jefe de prensa de la Cámara, Mohamed Abu Bakr. Fuentes de los servicios de seguridad han informado de la muerte de al menos tres diputados, entre ellos uno chií sin identificar y uno suní, Mohamed Awad, del Frente Nacional para el Diálogo. Un portavoz militar estadounidense, William Caldwell, ha elevado la cifra de víctimas a ocho muertos y 20 heridos.

Un testigo ha indicado a la agencia de noticias Reuters que la explosión se ha producido junto a la caja registradora del restaurante. La cafetería sólo puede ser usada por los congresistas y sus ayudantes. "Se produjo una gran explosión. Vi el fuego. Había muchos, muchos heridos. Las ventanas estaban destrozadas", ha indicado este testigo, que resultó herido en el brazo por el estallido. Reuters ha tratado de localizar a muchos diputados por teléfono, pero le ha resultado imposible.

Otro testigo ha señalado: "Escuchamos una enorme explosión dentro del restaurante. Fuimos a ver qué estaba pasando y vimos un montón de humo que salía del vestíbulo; había gente tumbada en el suelo y charcos de sangre". El edificio se encuentra en la Zona Verde de Bagdad, una zona fortificada en el centro de la capial iraquí donde se encuentra el cuartel general de las tropas estadounidenses y numerosas sedes gubernamentales del Ejecutivo iraquí.

Pese a las tremendas medidas de seguridad en esta área, el Ejército estadounidense había informado hace poco del hallazgo de dos chalecos de explosivos en la zona. Esta mañana, un camión bomba estallaba en un puente del norte de Bagdad; siete personas han muerto, un gran número de coches han terminado bajo las aguas del río Tigris, y esta infraestructura clave, que une la zona este y oeste de la capital, ha quedado prácticamente destruida.

Estados Unidos tiene 145.000 soldados desplegados en Irak, y planea enviar 28.000 más. Hace dos meses puso en marcha un nuevo plan de seguridad en Bagdad, que ha traído algo de calma a la capital pero no al resto del país, donde los ataques suicidas se han seguido sucediendo. Los escuadrones de la muerte que operaban en Bagdad se han ocultado ante la llegada de 30.000 soldados más a la ciudad, pero las bajas norteamericanas se han incrementado notablemente.