Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La justicia griega acusa de negligencia a la tripulación del crucero naufragado

Alerta de marea negra en las costas griegas tras el naufragio del 'Sea Diamond'.- Continúa la búsqueda de los dos pasajeros franceses desaparecidos en el siniestro

Un fiscal griego ha presentado hoy cargos por negligencia contra el capitán del crucero Sea Diamond y otros cinco oficiales del barco, que se hundió el pasado jueves cerca de la isla griega de Santorini. Las autoridades de la isla han tomado medidas para frenar la marea negra que se está formando en el mar Egeo debido al escape de parte de las 450 toneladas de fuel de los tanques del crucero, que se hundió frente a su puerto la madrugada del jueves al viernes. Mientras tanto, un equipo de buceadores griegos intenta, de momento en vano, localizar los restos de dos franceses, un hombre y su hija, desaparecidos en la colisión del crucero contra un arrecife.

Tanto el capitán como el primer, segundo y tercer oficiales, así como el asistente de la oficialía y el encargado de limpieza y mantenimiento del barco se enfrentan ahora a cargos de negligencia, violación de las leyes de seguridad de navegación y contaminación del medio ambiente, según la cadena NET. Estos seis miembros de la tripulación fueron arrestados después del accidente, según informó a primera hora de hoy una portavoz del Ministerio de Marina Mercante. A mediodía han sido puestos en libertad.

Los primeros intentos en busca de los dos desaparecidos se hicieron 24 horas después del accidente, una vez que los ocupantes del barco, unos 1.153 turistas -entre ellos, 112 españoles- y 391 miembros de la tripulación, fueron puestos a salvo. El equipo de buzos hizo ayer una primera investigación cuando el barco se encontraba ya sumergido a 50 metros de profundidad.

Los desaparecidos, Jean Christophe, de 45 años, y su hija Nayd, de 16, quedaron atrapados en una cabina de un piso inferior, donde se encontraban cuando se produjo el choque contra el arrecife, a una milla náutica de las costas de Santorini. Entre los pasajeros había 112 españoles, 108 adultos y cuatro niños, de los cuales 20 regresaron ayer por la tarde en vuelos de la compañía Iberia a Madrid y otros cinco a Barcelona, según informaron fuentes de la línea aérea en Atenas.

La operación de salvamento, "un caos"

Por otro lado, las autoridades de Santorini han tomado medidas para frenar la marea negra que se está formando debido al escape de parte de las 450 toneladas de fuel de los tanques del crucero, de 140 metros de eslora. Los expertos están combatiendo la mancha negra con barcos especializados, según el ministerio de Marina Mercante.

Santorini, con su espectacular forma de croisant y su caldera, es un destino de turismo muy popular y una contaminación de su mar supondría un gran daño para su economía. El crucero se hundió a unos pocos metros de las costas de Santorini y los expertos han declarado que si se sumerge a mayor profundidad será necesario utilizar un batiscafo y un robot para cerrar la brecha y detener el escape de combustible.

A su llegada a España, los turistas han relatado su terrible experiencia, viendo cómo el barco se hundía 6 metros en 10 minutos. Joan García, pasajero que viajaba en el crucero con su mujer e hijo, declaró ayer que la lancha de salvamento que ocupaban "daba bandazos de un lado a otro", por lo que pensaron que "podía caer al agua desde una altura de 15 metros". García explicó a la prensa tras llegar al aeropuerto de El Prat que se vivió "un caos" y que al principio sintieron "preocupación, y después apuro y miedo". Al menos medio centenar de turistas españoles han regresado ya a España.

Esta mañana llegaron al aeropuerto de Barajas siete miembros de una familia madrileña, que, según ha comentado la abuela del grupo, que viajaba con su nuera y cinco nietas adolescentes, tenían previsto regresar a España mañana, domingo, y habían adelantado el viaje con la compañía Olympic Airways a hoy a través de la agencia de viajes.