Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El primer ministro Yanukóvich apela a la mediación internacional para evitar "una guerra civil" en Ucrania

El enfrentamiento entre el presidente Yúshenko y la coalición de Gobierno liderada por Yanukóvich tiene sumida a Ucrania en una incertidumbre política y social

El primer ministro de Ucrania, el pro ruso Víctor Yanukóvich, ha reclamado hoy la mediación internacional en la crisis política que vive Ucrania tras la disolución del Parlamento y la convocatoria de elecciones anticipadas por el presidente, el pro europeo Víktor Yúshenko. "He decidido traer prestigiosos mediadores internacionales para no permitir una escalada del conflicto, impedir que degenere en un enfrentamiento civil, evitar un solución por la fuerza y devolver la situación a un terreno jurídico constructivo", ha proclamado Yanukóvich.

En una rueda de prensa, el jefe del Gobierno ha anunciado que ya ha pedido la mediación del canciller austríaco, Alfred Gusenbauer, al tiempo que ha solicitado a los principales expertos en leyes de Europa que den una valoración jurídica de la situación que vive Ucrania.

El presidente ucranio disolvió por decreto el pasado lunes la Rada Suprema (El Legislativo, de 450 escaños) y convocó comicios anticipados para el 27 de mayo, después de acusar a la mayoría parlamentaria que forma Gobierno (un Ejecutivo de coalición formado por el partido Regiones que lidera Yanukóvich, socialistas y comunistas) de aplicar una política ilegal de transfuguismo para acumular mayoría constitucional y arrebatar más poder al jefe de Estado. La Rada y el Gobierno de Yanukóvich declararon anticonstitucional el decreto presidencial y se negaron a cumplirlo hasta que su legalidad no sea confirmada por el Tribunal Constitucional (TC), cuyo veredicto ambos bandos se comprometieron a obedecer.

El primer ministro, antiguo antagonista y rival de Yúschenko y apoyado en esta crisis por la clase política rusa, ha dicho que, de aceptar el presidente la mediación internacional, él también pediría terciar en el arreglo a "países vecinos, como Rusia y Polonia". Durante la llamada revolución naranja, como se conoce al movimiento de protesta contra el fraude electoral de finales de 2004, que catapultó a Yúschenko al poder, la crisis política se resolvió con la mediación de Lituania, Polonia, la Unión Europea y también Rusia, a pesar de que oficialmente el Kremlin había apoyado a Yanukóvich.

Yanukóvich fue nombrado primer ministro en agosto pasado después de meses de bloqueo político tras las elecciones celebradas en marzo de 2006.