Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El desafío iraní

Irán responde a las sanciones con la suspensión parcial de su cooperación con el OIEA

Teherán seguirá adelante con su programa nuclear a pesar de la "intimidación" de la ONU

Irán ha decidido esta noche (hora española) suspender de forma "parcial" su cooperación con el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) tras la resolución con sanciones contra este país, adoptada ayer por el Consejo de Seguridad de la ONU. Así lo ha anunciado el portavoz del gobierno, Gholam Husein Ilham, que ha explicado que la decisión fue tomada esta noche durante una reunión del Consejo de Ministros, encabezada por el presidente del país, Mahmud Ahmadineyad.

Horas antes, el ministro de Asuntos Exteriores iraní, Manuchehr Mottaki, ha manifestado que la resolución adoptada por el Consejo de Seguridad contra su país va más allá de este programa y ha asegurado que la "intimidación" no hará cambiar la actitud de su Gobierno.

En su comparecencia ante el máximo órgano de la ONU, en la sesión en la que se adoptó por unanimidad el documento, Mottaki ha criticado las "coacciones" que han recibido los miembros de este organismo para la adopción de la resolución, en lo que ha calificado de "confabulación". "Para dar una apariencia de legitimidad a la confabulación, los instigadores de la resolución primero manipularon al OIEA y luego se han aprovechado de su influencia económica y política para presionar al Consejo de Seguridad", ha denunciado.

La réplica de EE UU

"Las sanciones en esta resolución claramente están dirigidas a acabar claramente con una nación independiente, orgullosa y incansable con miles de años de cultura y civilización", ha agregado este ministro iraní, que ha recordado que no es la primera vez que el Consejo pide a Irán abandonar sus derechos, pues otra de las veces fue cuando Irak invadió Irán y los miembros de este organismo de la ONU le pidieron que renuncie a 3.000 kilómetros cuadrados de su territorio.

También se ha remitido a la actuación del Consejo cuando su país decidió nacionalizar la industria petrolera y el organismo de la ONU adoptó una resolución en la que decía que Irán era "una amenaza para la paz y la seguridad mundial". "Como órgano de la organización internacional, creado por los Estados miembros, debe actuar de acuerdo con la Carta de la ONU", acotó. Aseguró que su país no funciona con "amenazas e intimidaciones", e invitó a los miembros del Consejo a "volver al camino de la negociación basado en la justicia y la verdad".

El embajador de EE UU ante la ONU, Alejandro Wolff, ha censurado por completo la intervención de Mottaki, tras recordar a todos que la razón por la que el Consejo se reunió y adoptó la resolución es porque Irán no cumple con las resoluciones de este organismo. Ha dicho que "la versión que ha presentado de la historia no es compartida por nadie", y que su intervención es una negación de la realidad. Por su parte, el embajador de Rusia, Vitaly Churkin, ha afirmado que "es difícil que la resolución sea mal interpretada o abusada, porque ha sido confeccionada muy cuidadosamente". "Si existen medidas adicionales no pueden ser utilizadas como un fundamento para la intervención militar", ha matizado.