La ONU aboga por la independencia de Kosovo

Ahtissari cree que la "la independencia bajo supervisión internacional” es la única solución viable para la región, según publica Le Monde

El mediador de la ONU para Kosovo, Martti Ahtisaari, considera en su informe final sobre la provincia serbia que la "única opción viable" para la región es "la independencia bajo supervisión internacional", según ha publicado hoy el vespertino Le Monde.

El ex presidente finlandés, había evitado utilizar la palabra "independencia" durante más de un año de difíciles negociaciones sobre el estatuto definitivo de Kosovo, que está bajo administración de la ONU desde el final de la campaña de bombardeos de la OTAN en 1999. Serbia rechaza la independencia para Kosovo y le propone una amplia autonomía, mientras que la abrumadora mayoría albanesa del territorio reclama la independencia.

Al final de unas largas y no proficuas negociaciones, el diplomático ha decidido utilizar la palabra tabú y hablar claramente de independencia. En su opinión, el mantenimiento de una administración internacional "no es sostenible" y la reintegración de Kosovo en Serbia "no es una opción viable". Así lo escribe en su informe, al que ha tenido acceso el diario francés y que debe ser transmitido al Consejo de Seguridad de la ONU el próximo día 26.

Ahtisaari, que ha renunciado a una solución negociada entre las partes, afirma que ha llegado la hora de fijar el estatuto de Kosovo y argumenta que de continuar la "ambigüedad política" correrían peligro "la paz y la estabilidad de Kosovo y la región". "La independencia es la única garantía contra ese riesgo" y es también "la mejor oportunidad de un partnerariado duradero con Serbia", indica el mediador.

Un período inicial bajo la OTAN

Durante un "período inicial", Kosovo estaría bajo la supervisión de un "personal civil internacional" dependiente de la Unión Europea y una "presencia militar" de la OTAN, señala el mediador, al considerar "limitada" la capacidad del territorio para afrontar solo "los desafíos de la protección de las minorías, del desarrollo democrático, de la reactivación económica y de la reconciliación".

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

A su juicio, la supervisión internacional es "particularmente importante" para la protección de las minorías, sobre todo los serbios-kosovares que "siguen viviendo en condiciones difíciles". Por ello, Ahtisaari propone que los poderes del dispositivo de supervisión internacional estén "concentrados en sectores clave, como los derechos de las comunidades, la descentralización, la protección de las iglesias ortodoxas y la justicia".

Esta supervisión se ejercería para "corregir acciones" contrarias al espíritu del plan que ha propuesto para Kosovo y finalizaría sólo una vez que se hubiesen aplicado las medidas que preconiza. Ahtisaari considera que su plan provee las bases de "un futuro Kosovo independiente, que sea viable, duradero y estable, y en el que todas las comunidades y sus miembros puedan vivir una existencia digna y pacífica".

REUTERS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS