Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dimite el director de Salud Pública del Ejército de Estados Unidos

Es la tercera renuncia por el escándalo del hospital militar Walter Reed, que atiende a los heridos en Irak y Afganistán entre moho, ratas y cucarachas

Kevin Kiley, director de Salud Pública del Ejército de Estados Unidos, ha dimitido hoy por el escándalo del hospital militar de Walter Reed. Un centro médico, donde se atiende a los soldados heridos en las guerras de Irak y Afganistán, que no cumple prácticamente ninguna de las normas higiénicas y sanitarias mínimas. Incluso las ratas y las cucarachas pasean por habitaciones y pasillos, según denunciaron recientemente los medios norteamericanos.

Fue el diario norteamericano The Washington Post, a finales del mes de febrero, el primero en dar la voz de alarma sobre las mal estado en el que se encontraban algunas instalaciones. Pésimas condiciones higiénicas, ilustradas incluso con fotografías, en las que tratan de recuperarse cientos de soldados convalecientes de las heridas sufridas en las guerras de Irak y Afganistán.

El primero en dimitir por estos hechos fue el general George Weightman, que estaba al mando de este hospital situado en las cercanías de Washington. El segundo fue el secretario del Ejército estadounidense, Francis Harvey. Ahora, Kevin Kiley se ha convertido en la tercera víctima del escándalo. El ya ex?director de Salud Pública del Ejército de Estados Unidos ha explicado en un comunicado que su dimisión supondrá su jubilación anticipada del Ejército.