Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La rama de Al Qaeda en el Magreb reivindica dos sangrientos ataques en Argelia

Los terroristas ya mataron hace un mes a seis civiles y amenazan con nuevos atentados contra “infieles y traidores”

La rama de la red terrorista Al Qaeda en el norte de África ha reclamado esta mañana como suya la autoría del atentado que ayer causó la muerte a siete policías en Argelia. Además, en una comunicación por separado, también ha reivindicado un ataque con “diez muertes y heridos entre los infieles rusos”.

“Nuestros [guerreros] llevaron a cabo el ataque contra la guardia municipal en Tizi Ouzou y mataron a algunos infieles”, ha asegurado la organización en un comunicado publicado en Internet. Los agentes fueron asesinados en una emboscada en la citada provincia, a unos 100 kilómetros al este de la capital del país, Argel.

Los terroristas cambiaron su nombre de Grupo Salafista para la Predicación y el Combate a Organización Al Qaeda en el Magreb Islámico tras pedir y supuestamente obtener el permiso para ello del líder de la red, Osama Bin Laden. El mes pasado se hicieron responsables de un atentado que acabó con la vida de seis civiles en ese país africano.

“Pedimos a los argelinos musulmanes que se mantengan alejados de los infieles y tiranos [para evitar] futuros ataques”, ha dicho un supuesto líder del grupo, Abu Abduallah Ahmad, a la televisión Al Yazira en Marruecos

Además, el grupo ha enviado una nota a la oficina de la agencia France Presse en Argel reivindicando el ataque del sábado en honor a sus “hermanos de Chechenia”. Una bomba “de gran potencia” estalló al paso de un autocar en el que viajaba una veintena de ciudadanos de ese país , escoltados por las fuerzas de seguridad argelinas.

Argelia cayó en una guerra civil no declarada en 1992, cuando las autoridades, temerosas de una revolución islámica como la iraní, evitaron unas elecciones parlamentarias que un partido de ese tenor iba a ganar a todas luces. Unas 200.000 personas murieron en los episodios de violencia posteriores, que en los últimos años habían amainado considerablemente.