Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Demolido el centro 'okupa' de Copenhague bajo una fuerte protección policial

El desalojo del edificio el pasado jueves provocó graves disturbios y cerca de 650 detenidos

El centro juvenil Ungdomshuset en Copenhague (Dinamarca), cuyo desalojo el pasado jueves provocó graves disturbios y cerca de 650 detenidos, ha sido derribado esta mañana. Un grupo de operarios con una excavadora se han presentado por sorpresa en este inmueble bajo una fuerte protección policial.

Los obreros llevaban el rostro cubierto y el nombre de la empresa de la excavadora aparecía tapada para evitar represalias. Los sindicatos daneses habían animado a no aceptar un trabajo que se desarrollara bajo protección policial.

La secta cristiana Faderhuset(Casa del padre), a quien una sociedad intermediaria vendió el centro y su solar tras comprarlo en al ayuntamiento en 2000, había convocado hoy una rueda de prensa para explicar sus planes para derribarla. "Desde la primera vez que Faderhuset habló del derribo de esta casa de más de cien años hemos propuesto una y otra vez a los políticos que les ofrecieran otro terreno y se protegiera la historia. Los políticos han elegido conscientemente ignorar la oferta", señalaron en un comunicado los okupas.

Copenhague ha sufrido durante los últimos días los peores disturbios en décadas, con enfrentamientos continuos entre okupas y policías, especialmente en el barrio de Norrebro, donde está situado el centro. De los cerca de 650 detenidos, unos 140 son extranjeros, la mayoría de Alemania, Suecia y Noruega. Alrededor de 218 han pasado a prisión preventiva.

Se construirá un lugar "abierto" a todo el mundo

Por otra parte, la líder de la secta cristiana Faderhuset (Casa del padre), Ruth Evensen, ha señalado que el derribo del centro juvenil ocupado se ha debido a su estado ruinoso y ha anunciado que se construiría un lugar "abierto" a todo el mundo. Evensen ha resaltado que la casa era "inservible" y que se había encontrado amianto en su estructura. La líder de la secta ha rechazado fines especulativos en su compra y ha asegurado que pasarán entre 6 y 12 meses hasta que se empiece a construir en el solar un centro que acoja "actividades populares" y oficios religiosos.

"Es la mayor bomba incendiaria y el sitio más peligroso para la salud de Copenhague, por eso creemos que hacemos una buena acción. No es digno para los jóvenes, y como madre digo que no se puede consentir tener a sus hijos ahí dentro", ha dicho Evensen en una rueda de prensa bajo fuerte custodia policial en la sede de la secta.

Movilizaciones de apoyo

A lo largo del día, grupos de personas, en su mayoría jóvenes activistas, han acudido a las cercanías del lugar para depositar flores y protestar por la medida, con algún corte de tráfico ocasional, aunque la policía sólo ha detenido a un par de personas. Medio centenar de personas se hanconcentrado en la adyacente rotonda de N¢rrebro, el barrio en el que se han desarrollado la mayoría de los incidentes, mientras un par de cientos han protestado con música y ruido frente a la cárcel del Oeste, donde se encuentran la mayoría de las 189 personas que han pasado a prisión preventiva.

Por otra parte, la policía noruega ha tenido que disorver con gas lacrimógeno una concentración frente a la embajada danesa en Oslo, mientras que el consulado de Dinamarca en Bergen ha sido ocupado temporalmente de forma pacífica por medio centenar de activistas.