Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente de Israel será acusado de acoso sexual y violación

Moshe Katsav cesará temporalmente en sus funciones si finalmente lo juzgan

El fiscal general de Israel, Meni Mazuz, ha decidido hoy que el presidente del país, Moshe Katsav, debe ser juzgado por violación, acoso sexual y abuso de poder, ya que hay suficientes pruebas como para formular tales acusaciones. No obstante, los cargos formales contra Katsav sólo podrán ser presentados una vez que el presidente israelí se defienda. Katsav puede convertirse en el primer presidente de Israel que es acusado de varios delitos mientras ocupa la jefatura del Estado. Sus abogados han anunciado que Katsav cesará temporalmente en sus funciones si finalmente lo juzgan.

La oficina de Mazuz ha emitido este martes un comunicado en el que asegura que ha recogido suficientes pruebas para apoyar una acusación contra Katsav por violación, acoso sexual, relaciones sexuales mediante abuso de poder, obstrucción de la justicia y aceptación ilegal de regalos.

Hasta ahora, Katsav, de 61 años, ha negado las acusaciones y se considera víctima de una conspiración orquestada por sus enemigos políticos. Cuatro mujeres que trabajaron con él durante su mandato actual como presidente y, años antes, como ministro, han presentado denuncias por acoso o violación. Más concretamente, Katsav es sospechoso de haber acosado sexualmente a una de sus funcionarias cuando era ministro de Turismo, entre 1998 y 1999, y de violar a quien fuera su secretaria, conocida como A, en la residencia presidencial de Jerusalén.

La recomendación de Mazuz se esperaba hace seis semanas pero el fiscal del distrito de Jerusalén, Eli Abarbanel, dijo entonces que no existían pruebas suficientes. En octubre pasado, la policía recomendó a la Fiscalía General juzgarlo después de varias semanas de interrogatorios al presidente en su residencia y a las demandantes. La primera fue A, a la que Katsav ha acusado de pretender extorsionarle.

El presidente de Israel goza de inmunidad mientras permanezca en su puesto y sólo puede ser juzgado después de su dimisión o cuando finalice su mandato, a finales de este año. Los abogados defensores de Katsav, Tsion Amir y David Libaí, este último ex ministro de Justicia, han anunciado esta tarde en rueda de prensa que el presidente israelí cumplirá con el compromiso que asumió ante los jueces de la Suprema Corte y cesará temporalmente en sus funciones si el fiscal general decidiera finalmente someterlo a juicio por los delitos sexuales que se le imputan.

El predecesor de Katsav, Ezer Weizman, dimitió en el año 2000, poco antes de que finalizara su mandato, después de que el fiscal general demostrara que aceptó más de 300.000 dólares en regalos de un millonario francés. Sin embargo, nunca fue acusado de delito alguno.

La decisión de Mazuz llega unos días después de que las autoridades decidieran abrir una investigación criminal por la presunta implicación del primer ministro, Ehud Olmert, en la venta de un banco estatal en 2005. Otros políticos de alto nivel también han sido implicados en otros escándalos en los últimos meses.