Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tres años de prisión para dos periodistas por "atentar contra la religión musulmana"

La decisión se tomó tras la publicación del artículo 'Chistes: ¿Cómo se ríen los marroquíes de la religión, del sexo y de la política?'

El Tribunal de Primera Instancia de Casablanca ha condenado hoy al director de la revista marroquí Nichane y a una de sus periodistas a tres años de prisión por "atentar contra la religión musulmana". La sentencia llega tras la publicación de un artículo titulado Chistes: ¿Cómo se ríen los marroquíes de la religión, del sexo y de la política? que, según el código de la prensa marroquí, atenta contra la moral.

La condena incluye además que los dos inculpados hagan frente a una multa solidaria de 80.000 dirhams (unos 7.200 euros). El artículo polémico formaba parte de la edición de la revista que se publicó del 9 al 15 de diciembre. Tras su publicación, la Fiscalía Real decidió presentar cargos contra el director, Driss Ksiks, así como contra la periodista que firmaba el escrito, Sanaa al Aji, por "atentar contra la religión islámica" y "publicación y distribución de escritos contrarios a la moral", conforme a los artículos 41, 59, 67 y 68 del código de la prensa.

El propio primer ministro marroquí, Driss Jettu, publicó un decreto el pasado 20 de diciembre prohibiendo la publicación y difusión de la revista. El Tribunal ha extendido la censura en la publicación de la revista a un período de dos meses desde la declaración del veredicto.

El día que comenzó el juicio, el pasado 8 de enero, la Fiscalía pidió la "condena de los dos periodistas y la prohibición de la publicación de la revista así como del ejercicio de la profesión para ambos" y rechazó asimismo la posible aplicación de atenuantes. La defensa, por su parte, pidió su absolución como muestra de "buena fe".

La propia revista precisó en un comunicado posterior a su clausura que no pretendía "herir" los sentimientos de los lectores musulmanes y reiteró sus excusas. Además, se comprometió a proseguir su trabajo con profesionalidad y respeto de sus lectores cualesquiera que sea su religión o sus creencias.