Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Francia reduce su tasa de inmigrantes por vez primera en una década

'Le Figaro' apunta a que es el resultado de una legislación cada vez más restrictiva

Francia registró en 2005 una caída del 2,57% en su tasa de inmigración, el primer descenso que se produce en más de una década. El diario de centro-derecha Le Figaro adelanta en su edición de hoy este dato, que el primer ministro, el conservador Dominique de Villepin, anunciará tras el comité interministerial sobre la materia, que celebrará en el Palacio de Matignon, sede del jefe del Gobierno.

Para el periódico, el hecho de que la inmigración legal haya comenzado a descender después de años de continuo incremento es resultado de la legislación cada vez más restrictiva aplicada en los últimos tiempos. Así, en 2005 el número de permisos de residencia otorgados a extranjeros fue de 186.918, lo que supone una reducción del 2,57% respecto al año anterior, la primera desde hace más de una década.

En los años 2000 y 2001, la tasa de inmigrantes creció un 21%, mientras que, entre 2002 y 2004, la concesión de permisos aumentó de forma más moderada, con una media un 6%. A partir de este año, el Gobierno conservador, que llegó al poder en 2002, empezó a endurecer su política en materia de asilo y de inmigración.

Francia se hace "más selectiva"

Otro dato significativo es que en los 11 primeros meses de 2006 el volumen de solicitudes de permisos de residencia ha caído un 34% en la Oficina Francesa de refugiados y apátridas (Ofpra). Asimismo, la gestión de Nicolas Sarkozy al frente del Ministerio del Interior se ha caracterizado por un endurecimiento de las condiciones para acceder a los permisos de residencia o para el reagrupamiento familiar.

El grueso de la inmigración francesa proviene de los países de África e invoca derechos como el reagrupamiento familiar, al ser parientes de otros inmigrantes ya establecidos en el país vecino. Pero no sólo ha disminuido el número de extranjeros llegados por razones familiares, sino en todos los ámbitos, desde razones profesionales a estudios. En este punto, el informe del diario apunta que se ha producido un bajón del 6,08% en la entrada de estudiantes extranjeros (46.305), lo que también indica que Francia ya no es tan atractiva en el ámbito académico como en el pasado.

A este conjunto de medidas se suma que el año pasado fueron devueltos a las fronteras 20.000 inmigrantes en situación irregular, frente a la mitad cinco años antes. "Francia se ha convertido en más selectiva con los extranjeros que quiere acoger", constata Le Figaro.