Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El último parte médico afirma que Pinochet evoluciona favorablemente y está fuera de peligro

Los jueces decretan libertad bajo fianza para el ex dictador .-Partidarios y detractores se enfrentan a golpes a las puertas del hospital

Madrid / Santiago de Chile

El último parte médico del Hospital militar de Santiago de Chile afirma que Augusto Pinochet ha evolucionado favorablemente tras su segundo día de ingreso debido a un infarto. Según el doctor Juan Ignacio Vergara, que dirige al equipo médico que trata al ex dictador, todos los parámetros clínicos se han ido mejorando y estamos bastante optimistas con el resultado final del infarto", y rebajan el riesgo vital en el que se encontraba en las últimas horas, ya que "de continuar la evolución tan positiva que ha tenido, el general va a salir adelante de este problema", según el parte citado en el diario chileno El Mercurio.

El domingo, cuando sufrió el infarto, el ex dictador se encontraba bajo arresto domiciliario por orden del juez que investiga la detención, secuestro y desaparición de dos ex escoltas del derrocado presidente Salvador Allende, en 1973. Estas muertes corresponden al caso denominado Caravana de la Muerte, la comitiva militar que en 1973 ejecutó a 75 opositores políticos en un recorrido por varias ciudades chilenas.

El ex dictador, de 91 años, sufrió ayer un infarto que a punto estuvo de costarle la vida y que le mantiene en estado grave. De hecho, Pinochet recibió ayer la extremaunción.

A golpes en las puertas del hospital

Mientras tanto, grupos de partidarios y contrarios a Augusto Pinochet se han enfrentado a golpes en las cercanías del hospital militar donde el ex dictador chileno está internado desde el domingo tras sufrir un infarto de miocardio. El incidente ocurrió a unos cien metros del hospital frente a la Catedral Castrense, donde se ofició una misa por la salud de Pinochet.

Hasta el lugar llegaron alrededor de 50 integrantes de las Juventudes de los partidos Socialista y Comunista, que portaban pancartas y gritaban consignas contra el ex dictador (1973-1990), lo que hizo reaccionar a los partidarios de Pinochet, que han respondido con insultos y lanzándoles monedas. Ambos grupos pronto se enzarzaron en una pelea a golpes hasta que intervino la policía y los separó.

Entre los partidarios de Pinochet había una mujer que había sido detenida unas horas antes, cuando agredió a un ciclista que había hecho un gesto obsceno al pasar por delante de los seguidores del ex dictador apostados frente al hospital. La pelea terminó sin detenidos.