Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Caza al hombre en Suráfrica

La fuga del preso más peligroso de Suráfrica pone en jaque a las autoridades policiales

Uno de los criminales más peligrosos de Suráfrica se ha escapado de una cárcel de máxima seguridad aplicando sobre su cuerpo vaselina y deslizándose hacia el exterior a través de la diminuta ventana de su celda, informa la agencia Reuters.

La fuga ha puesto en máxima alerta a la policía surafricana y ha saltado a las páginas de los diarios de medio mundo por el ingenio con que se ha llevado a cabo, recordando a las películas más memorables del género carcelario de Hollywood.

Ananias Mathe, de 29 años y nacionalidad mozambiqueña, fue detenido en diciembre de 2005 y estaba pendiente de juicio por asesinato, violación, robo, secuestro, entre las más de cincuenta acusaciones que acumula en su contra. El penal donde estaba recluido, el C-Max de Petroria, contaba con el orgullo de ser la única cárcel del país que en sus 36 años de vida se había mantenido infranqueable a los intentos de fuga de sus reos. Ayer esa marca quedó pulverizada por la astucia de un solo hombre que, sin ayuda del exterior, logró deslizar su robusto cuerpo por un ventanuco de 20x60 centímetros y reencontrarse con la libertad.

"Está confirmado que Mathe logró colarse sucesivamente por varias ventanas hasta que alcanzó el tejado del recinto y escapó con precisión militar", ha explicado, atónito, uno de los responsables penitenciarios del país, Bheki Manzini. Este mismo funcionario ha explicado que el preso tuvo la osadía de usar el resto de vaselina que aún retenía en su piel para escribir en el exterior de los muros de la prisión mensajes ofensivos hacia las autoridades carcelarias.

Mathe cuenta con una larga experiencia militar gracias a su participación en la Guerra civil de Mozambique. La protagonizada ayer no es su primera fuga exitosa. Ya logró dar esquinazo a la justicia en 2005, cuando escapó estando en régimen de custodia.

Las autoridades policiales no han ocultado su pesimismo: "Estamos destrozados….no dormiremos hasta que demos con él", ha dicho el capitán Arnold Boonstra, el policía que lideró la captura de Mathe hace un año y que ahora confía en hacer lo mismo con el hombre más buscado de Suráfrica.