Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bush admite la situación en Irak puede provocar en EE UU el mismo rechazo que causó Vietnam

El presidente compara el momento actual con el que siguió a la ofensiva de Tet en 1968

El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, ha admitido que la situación actual en Irak podría ser similar a la de Vietnam en 1968, tras la ofensiva de Tet, que los historiadores consideran un punto de inflexión hacia la retirada estadounidense del país asiático. Entrevistado en la cadena de televisión estadounidense ABC, Bush reconoce: "Algo en mi interior me dice que todo este tiempo han tratado de causar el daño suficiente como para nos vayamos". Hoy, cuatro atentados en Mosul, Kirkuk, Bagdad y Al Jales han causado al menos 35 muertos. "No habrá una retirada total de tropas durante mi presidencia", ha dejado claro Bush.

La explosión esta mañana de un camión bomba en Mosul —a 400 kilómetros al norte de Bagdad y feudo de la insurgencia— y un ataque posterior con proyectiles de mortero ha causado la muerte a 12 personas y ha herido a 20 más. El vehículo estalló junto a una comisaría de policía y cerca de una gasolinera donde numerosos coches esperaban para repostar. En un segundo atentado, ocho personas han perdido la vida y más de 40 han resultado heridas por la explosión de un coche bomba conducido por un suicida, en Kirkuk, a 250 kilómetros al norte de Bagdad. Además, 10 personas han muerto y 23 han resultado heridas en un atentado -no está claro si una bomba o un coche cargado de explosivos- en un mercado de la localidad de Al Jales, a unos 30 kilómetros al norte de Baquba.

El ataque se ha registrado a las 17.00 hora local (16.00 en Madrid), media hora antes del iftar, momento en el que los musulmanes rompen el ayuno durante el mes del Ramadán. También hoy otras cinco personas, entre ellas dos policías, han muerto y 12 han resultado heridas al explotar un artefacto al paso de una patrulla de la policía en el barrio de Dura, en el sur de Bagdad. Por último, el mando estadounidenses ha informado hoy de que un militar perdió la vida ayer miércoles por la explosión de una bomba al norte de Bagdad, con lo que ya son 13 los soldados de EE UU muertos en las últimas 72 horas.

Un "creciente nivel de violencia"

Horas antes, Bush disertaba anoche sobre la situación en Irak frente a las cámaras de televisión. Preguntado sobre si estaba de acuerdo con la opinión de un columnista del diario The New York Times, Tom Friedman, Bush admitió que podía tener razón en su comparación con Vietnam: "Está claro que hay un creciente nivel de violencia, y nos estamos aproximando a unas elecciones". "Los líderes de Al Qaeda lo han dejado claro. Mira, yo lo veo así. En primer lugar, Al Qaeda está muy activa en Irak. Son peligrosos. Son letales. No sólo tratan de matar a soldados estadounidenses, sino que además intentan fomentar la violencia sectaria. Creen que si pueden generar el caos suficiente, los norteamericanos se cansarán y hartarán de nuestros esfuerzos en Irak y obligarán al Gobierno a retirarse", dijo Bush.

Pero eso no está en sus cálculos: "No va a haber una retirada total de tropas". Y a los que exigen que la haya entre las filas de la oposición demócrata, el presidente no les cuestiona su "patriotismo" sino su "buen juicio". Bush opina que las elecciones legislativas del próximo mes de noviembre en Estados Unidos constituyen un "referéndum" sobre "quién es el mejor para garantizar la seguridad y el crecimiento económico del país". Sin embargo, pese a que ésa es su opinión, el presidente sí reconoce que, en muchos casos, los comicios se dirimirán por cuestiones locales. Y recuerda: "Yo no aparezco en la papeleta".

Bush parece a punto de perder el referéndum. O eso es lo que asegura un sondeo conjunto divulgado hoy por The Wall Street Journal y la cadena de televisión NBC, según la cual el 52% de los votantes apoya al Partido Demócrata. A sólo 19 días de los comicios, los republicanos están en peor forma de lo que lo estaban los demócratas un mes antes de perder el control del Congreso hace ahora 12 años. Además, el respaldo ciudadano al Congreso dominado por los republicanos ha caído al nivel más bajo desde abril de 1992, cuando los demócratas tenían la mayoría y se vieron perjudicados por un escándalo financiero que afectó a varios legisladores.

Una victoria que se sintió como derrota

La ofensiva de Tet vino precedida por una oferta de paz por parte de las autoridades norvietnamitas. Aún así, los servicios de inteligencia estadounidenses captaron indicios de lo que podía avecinarse, que no fueron tenidos en cuenta por las autoridades en Washington. El 30 de enero de 1968 las tropas comunistas atacaron cuarteles y edificios gubernamentales en seis provincias, en lo que parecía un asalto aislado. Sin embargo, esa misma noche 84.000 soldados norvietnamitas continuaron los combates en todo el país. Al día siguiente Saigón era escenario de duros enfrentamientos; los comunistas llegaron incluso a asaltar la embajada de Estados Unidos. El contraataque estadounidense redujo a cenizas muchas de las plazas conquistadas, incluida la ciudad de Hué, pero permitió recuperar las posiciones perdidas. Aun así, el pueblo estadounidense interpretó esta batalla como una derrota, y comenzó a contemplar la situación en Vietnam como una matanza sin salida que debía acabar. El 5 de noviembre de ese mismo año, Richard Nixon sucedía a Lyndon B. Johnson en la Casa Blanca.

Más información