Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Más de 650.000 iraquíes han muerto desde el inicio de la guerra, según 'The Lancet'

El informe estima que 500 personas han fallecido diariamente en actos de violencia desde marzo de 2003

Nueva York / Washington

655.000 personas han muerto en Irak desde que en 2003 se produjera la invasión americana, 600.000 de ellas por acciones violentas. Así lo asegura un estudio realizado por investigadores de la Universidad estadounidense de Johns Hopkins y que ha publicado la prestigiosa revista médica británica The Lancet. Estos datos multiplican por 20 la cifra barajada por el Gobierno de George W. Bush y por 10 la de los organismos iraquíes.

"Actualmente, se están produciendo muertes en Irak a un ritmo tres veces superior al que se registraba antes de la invasión de marzo de 2003", sostiene el doctor Gilbert Burnham, que ha dirigido el estudio. La investigación pretende calcular cuántos iraquíes han muerto desde marzo de 2003 por encima de lo que habría sido normal si la guerra no hubiese tenido lugar y se basa en entrevistas en hogares, no en la suma de cadáveres de registros u hospitales. Los científicos de la Escuela de Salud Pública de la Universidad Johns Hoskins Bloomberg han realizado sus encuestas entre mayo y julio pasado en un total de 1.849 hogares iraquíes por todo el país en los que vivían un total de 12.801 personas.

Con esas premisas, el doctor Gilbert Burnham, que dirige el estudio, estima que 655.000 personas han muerto en el país desde que comenzó la guerra. 600.000 de ellos -500 muertos al día- murieron en acciones violentas, bien militares o terroristas, principalmente tiroteados. Los científicos atribuyen un 31% de los muertos a las fuerzas de la coalición. También registran un aumento las muertes por otras causas, como el cáncer o las enfermedades coronarias.

Estimaciones inferiores

La cifra es muy superior a las estimaciones que hacen el Gobierno de EE UU -Bush dio en diciembre la cifra de 30.000-, las autoridades iraquíes e incluso las organizaciones no gubernamentales. Aunque es difícil obtener una cifra precisa, las estimaciones más negativas aventuran una cifra cercana a los 50.000 muertos. Un grupo privado llamado Iraqi Body Count, por ejemplo, maneja una cifra de entre 44.000 y 49.000 civiles muertos. No obstante, las de las ONG son cifras basadas en la información de los medios de comunicación, mientras que las oficiales suelen estar basadas en datos hospitalarios o de la policía.

Algunos analistas ya han puesto en cuestión el trabajo por la fecha en la que va a ser publicado, a pocos días de las elecciones legislativas de EE UU. De hecho, es la actualización de un trabajo en el que participaron algunos de los investigadores que ahora firman, publicado justo antes de las elecciones presidenciales estadounidenses de noviembre de 2004. En aquella ocasión, la universidad admitió que la fecha de publicación del estudio no era casual.

En una conferencia de prensa celebrada hoy, Bush ha aludido a la situación en Irak, donde ha admitido que "los tiempos son duros, no hay duda". Sin embargo, insistió que EE UU se mantendrá en el país árabe el tiempo que sea necesario porque "darse a la fuga no funcionaría". Además de subrayar que el número de tropas se mantendrá hasta 2010, se ha referido a este estudio, que ha calificado de "no creíble".